Convocan a empresas privadas a primera subasta del Sicad

(Foto Afp)

Venezuela lanzó el lunes un esperado sistema de subasta de divisas con una oferta de 200 millones de dólares, a un precio mínimo para las posturas de 6,3 bolívares por dólar y sin tope, lo que en la práctica resultará en una extensión de la reciente devaluación de la moneda, informó Reuters.

El Gobierno devaluó en febrero el vapuleado bolívar en un 32 por ciento, llevando el tipo de cambio controlado a 6,3 bolívares por dólar desde los 4,3 bolívares previos, y eliminó un sistema de venta de bonos que permitía comprar la divisa estadounidense a 5,3 bolívares.

Las autoridades económicas del país petrolero dijeron la semana pasada que estrenarían el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) para permitir a importadores acceder a una mayor compra de dólares e intentar paliar los recurrentes focos de escasez de productos importados.

Según la convocatoria, los precios en la puja se ordenarán de mayor a menor y se determinarán las adjudicaciones mediante un precio de corte establecido por el también recién creado Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario integrado por el Ministerio de Finanzas, la petrolera estatal PDVSA y el Banco Central.

“Los participantes entre el máximo precio de cotización y el precio de corte son adjudicados a precios múltiples, es decir, el precio de cada postura”, explicó el Ministerio de Finanzas en la convocatoria.

Cualquier cotización superior a la oficial de 6,3 bolívares por dólar que resulte de la subasta arrojará un nuevo tipo de cambio que implicará el encarecimiento de una fracción de las importaciones, en un país que compra en el exterior el grueso de los bienes que consume.

El monto mínimo que se puede pedir en la subasta es de 30.000 dólares y múltiplos de 1.000 dólares.

Las ofertas se recibirán el martes y la adjudicación se realizará el miércoles. Las empresas interesadas deben colocar sus órdenes de compra a través de la banca local, que actúa como agente financiero.

“Veo como positivo que no se establezca un precio máximo, eso nos dará un tipo de cambio variable que podría mostrar las necesidades del mercado”, sostuvo el analista de la firma local Ecoanalítica José Luis Saboin.

Las autoridades financieras han dicho que esperan que al menos 90 por ciento de las compras en el exterior se sigan realizando a través del administrador oficial de divisas Cadivi, a una cotización de 6,3 bolívares por dólar.

Sin embargo, analistas esperan que la inflación se acelere ante la introducción de un nuevo tipo de cambio. El país caribeño acumuló un alza de sus precios de un 5 por ciento sólo en los dos primeros meses del año.

El país sudamericano ha tenido que modificar en los últimos meses su complejo control cambiario ante la escasez de dólares y el desbalance fiscal que registraron las cuentas públicas, tras el vertiginoso aumento del gasto social en el marco de dos procesos electorales en el 2012.

Este año el Gobierno también permitió a particulares y empresas abrir cuentas locales en divisas. En la Gaceta Oficial que circuló el lunes, el Banco Central autorizó a los cuentahabientes a realizar retiros en moneda extranjera en cajeros locales “cuando así lo considere” el ente emisor.

En una ligera flexibilización del control de cambio que lleva una década de aplicación, ahora es posible realizar transferencias en divisas entre cuentas, recibir depósitos y realizar pagos, aunque con restricciones en los montos a depositar y en la forma de movilizarlas.

Dólar paralelo

El nuevo sistema, que por ahora está cerrado para personas naturales, intentará mejorar la oferta local de moneda extranjera a importadores de bienes terminados y materia prima, siempre y cuando estén inscritos y activos según las normativas de Cadivi.

Pequeños empresarios y particulares solicitaron al Gobierno que los considere en las subastas pues, al no poder cumplir con la enorme cantidad de requisitos exigidos en el sistema oficial, se ven obligados a recurrir al mercado paralelo que es ilegal y donde el dólar se vende hasta 3,6 veces por encima del oficial.

El Gobierno espera que el mayor flujo de divisas a través del nuevo sistema Sicad reste presión al dólar paralelo, aunque ha dicho que las subastas serán ocasionales.

“La única manera de frenar la cotización del dólar paralelo es con un aumento real de la oferta de divisas por cualquier vía. Pero con tanta burocracia, este no parece ser el caso”, dijo Richard Obuchi, economista del Instituto de Estudios Superiores en Administración (IESA) en Caracas.

Nicolás Maduro, presidente encargado y candidato para las elecciones de abril en las que se escogerá el sucesor de Hugo Chávez, ha dicho que irán “con todas las fuerzas” en contra de quienes operen en el mercado paralelo. Los llama “especuladores cambiarios” y responsabiliza del desabastecimiento.

Según un estudio de la firma privada Ecoanalítica, al menos un 27 por ciento de las importaciones (públicas y privadas) que realizó Venezuela en 2012 fueron ficticias, es decir, que los productos nunca llegaron a los puertos del país.

Para ingresar al Sicad las empresas deben argumentar el destino de las compras y es el Órgano Superior el encargado de cancelar directamente a los proveedores, lo que quiere decir que los solicitantes no tendrán manejo directo de las divisas.

Dinero para petróleo

El diferencial del precio que arroje la subasta con el del tipo de cambio fijo controlado de 6,3 bolívares por dólar, Venezuela podrá multiplicar parte de sus ingresos petroleros en bolívares.

Sin embargo, las ganancias cambiarias no serán acreditadas al debilitado flujo de caja de Petróleos de Venezuela (PDVSA), proveedor del 96 por ciento de las divisas del país.

“Toda postura que supere el precio oficial de la divisa generará un diferencial que permitirá la creación de un fondo en bolívares, cuyo nombre será Fondo Nacional de la Renta Petrolera”, dijo el despacho de las finanzas.

El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, dijo el viernes que el fondo servirá para financiar la “producción nacional”, un foco de extrema debilidad para un país monodependiente del petróleo.

Durante los 14 años de Gobierno de Chávez, quien falleció el 5 de marzo, el Ejecutivo multiplicó el uso de fondos fiscales manejados discrecionalmente para financiar obras, programas sociales y proyectos gubernamentales, reseñó Reuters.

Cronograma de la subasta

La subasta comenzará este martes 26, a partir de las 8:30 de la mañana, cuando los agentes financieros abrirán las órdenes de compra por parte de las empresas interesadas en participar en esta convocatoria, informó Avn.

Las empresas podrán remitir sus órdenes de compra hasta las 2:00 de la tarde, aunque los agentes financieros podrán remitir, enmendar o retirar las mismas al BCV hasta las 4:00 de la tarde.

La adjudicación de las divisas se realizará este miércoles 27, con base en el método de adjudicación Vickrey modificado definido en la convocatoria por el Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario y su resultado se anunciará este mismo día.

En el comunicado se indica que se tomarán en cuenta los siguientes criterios para la adjudicación de las divisas:

Los precios se ordenan de mayor a menor y se determinan los adjudicados mediante un precio de corte.

Los participantes entre el máximo precio de cotización y el precio de corte son adjudicados a precios múltiples, es decir, el precio de cada postura.

Si las ofertas presentadas fuesen por el mismo precio, excediendo en conjunto el monto total subastado, es decir, si se encuentra en el punto de corte, se adjudicará mediante el siguiente proceso de prorrata: El monto remanente será distribuido proporcionalmente entre las posturas presentadas con el mismo precio. Si restase una porción que no pueda ser dividida por no ser múltiplo de mil, la misma será adjudicada a oferentes con menor participación sobre el remanente. Si existe más de un oferente con igual participación sobre el remanente, se tomará el orden de ingreso de la oferta.

Toda postura que supere el precio oficial de la divisa generará un diferencial que permitirá la creación de un fondo en bolívares, cuyo nombre será Fondo Nacional de la Renta Petrolera.