En Tiempo Real: Cabello sabotea la campaña de Maduro, por @carlosvalero08

Aún en medio de la opacidad informativa que existe en el PSUV, los rumores sobre problemas internos siempre han estado en la agenda pública. La pugna más visible se da entre los castristas de temprana formación, liderados por Maduro, y el ala militar, liderada por Cabello, formada por militares del 4F, el 27N o asimilados a la revolución en medio de la danza de millones de petrodólares que ha tenido la revolución desde el 2004 a la fecha. Cuando el río suena es porque piedras trae y así será de grande el ruido que ayer Maduro, en un acto de ingenuidad asombroso, admitió que tanto Evo Morales como Pepe Mujica viajaron raudos y veloces al país a mediar y aconsejarles que por nada del mundo se podían dividir. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Por más que públicamente Maduro y Cabello se juren amor eterno y se abracen con una vehemencia que va más allá de la camaradería revolucionaria, los hechos demuestran lo contrario y el punto más relevante es el saboteo estratégico que el presidente de la Asamblea le hace al candidato del PSUV. Sí amigos, aunque parezca una aseveración tremendista, el teniente Cabello se ha dedicado sistemáticamente a radicalizar el discurso y la acción política en plena campaña electoral generando un enorme ruido entre los principales voceros del gobierno y obligando a Maduro a subirle el tono a su discurso para no quedar desplazado en las soterradas, pero intensas, disputas internas.

Mientras el maduro demócrata intenta salir del closet a buscarle votos al Maduro comunista, Cabello insulta y dice que en la revolución “el pacífico era Chávez”, lo cual obliga al tenaz y perspicaz candidato a decir que profundizarán la revolución hasta el extremo, que pueden dejar de ser pacíficos y democráticos para defender la revolución constitucionalmente. Como ven, radicalismo anti electoral en plena campaña.

Imagino que se están preguntando si el teniente Cabello sabe lo que hace al promover tal radicalización e incurrir en garrafal error político. Mi opinión es que lo hace con plena conciencia del efecto que produce en el electorado. Creo que Cabello está apostando a un triunfo de Maduro por un pequeño margen para evitar la consolidación de su compañero rival con perfil y vuelo propio. En su lógica estalinista y autoritaria, Cabello piensa que si permite la consolidación en el poder de Nicolás tarde o temprano él será perseguido y desplazado.

Cuando observo este tipo de filigranas políticos tan arriesgadas se me viene a la mente aquel refrán que dice “una cosa piensa el burro y otra el que lo arrea”. El teniente Cabello está jugando con candela, ya que al estropear la estrategia del candidato de su partido aumenta exponencialmente las posibilidades de Capriles de resultar vencedor el 14 de abril. El efecto simultáneo de una campaña heroica, una crisis económica e institucional que horadan las bases populares del chavismo, sumado a las contradicciones estratégicas pueden hacer que el tiro les salga por la culata a los herederos y sus mentores caribeños.

Capriles está haciendo una campaña que tiene como objetivo central recuperar los casi 7 millones que votaron por él en octubre y tratar de atraer a un aparte del electorado indeciso que votaba por el fallecido presidente y se abstenía cuando éste no participa directamente en el proceso de elección. En esta compleja estrategia @hcapriles se ha conseguido un aliado inesperado e indeseado, el Teniente Cabello. Como dice Rubén Blades, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

Carlos Valero

@carlosvalero08