Reos utilizaron hamacas y cadenas para fugarse

Cuatro reos fugados el lunes de un penal del estado mexicano de Sinaloa (noroeste) emplearon hamacas y cadenas para concretar su fuga, explicó este martes un funcionario de la fiscalía local, que investiga la posible complicidad de los guardias de la cárcel.

AFP

“Usaron hamacas y cadenas. Las hamacas ellos mismos las tenían en sus celdas, en los módulos, y ellos eran quienes las fabricaban, supuestamente para venderlas o para descansar ellos mismos”, explicó la fuente, que pidió reservar su identidad.

Los cuatro fugados de este penal de la ciudad de Culiacán (capital de Sinaloa), que alberga a cerca de 3.000 reos, purgaban condenas por narcotráfico o crimen organizado.

Las cadenas son empleadas frecuentemente por los custodios para cerrar las celdas en los penales pero en ocasiones llegan a ser usurpadas por los presos.

De todas formas, las autoridades mantienen detenidos a 42 integrantes del cuerpo de seguridad del penal para investigar su posible colaboración en la fuga, confirmó Héctor Manuel Castillo, subsecretario de Seguridad Pública estatal.

Uno de los guardias asignados en el área de la fuga fue localizado con signos de haber consumido cocaína y marihuana, añadió Castillo.

Las fugas y también las riñas ocurren con frecuencia en las cárceles de México, la mayoría de las cuales tienen espacios controlados por grupos del crimen organizado, que han infiltrado a custodios, de acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (ombudsman -defensor del pueblo- mexicano).

La última fuga masiva de reos en México se registró en septiembre, cuando 132 presos se escaparon del penal de Piedras Negras (Coahuila), fronterizo con Estados Unidos.

Sinaloa, con costas en el Pacífico, es la región natal de la mayoría de los narcotraficantes más conocidos de México, entre ellos el más buscado de la actualidad, Joaquín “El Chapo” Guzmán, y también una de las más golpeadas por la actual espiral de violencia vinculada a la lucha antidrogas.