Urosa: No podemos igualar a Jesucristo con ningún líder, con ningún gobernante

El cardenal  Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas recordó este Miércoles Santo, desde la Basílica de Santa Teresa, la importancia de manifestar el amor por Cristo, dejando a un lado la violencia, “dándole culto al Señor con una vida santa”.

En cuanto al tema de la violencia y la inseguridad, manifestó que a pesar de la fuerte presencia que tiene esta situación en el país, “tenemos que sacar el odio, la violencia y el rencor de nuestros corazones, que todos nos sintamos hermanos”.

Asimismo, se refirió al ataque infantil el cual ha incrementado en los últimos años, calificándolo de ritos satánicos y espantosos. “Eso tenemos que rechazarlo plenamente”.

Durante la Misa Central del Nazareno de San Pablo, el Cardenal recordó que la religión no es de corazones abatidos, sino “de vida, de gracia, de salvación, feliz, esa es la religión cristiana que profesamos”.

“Este es el año de la fe (…) el objetivo que ha querido el santo padre Benedicto XVI es que cada uno de nosotros renovemos nuestra fe, que amemos esta

religión que hemos recibido y que vivamos de acuerdo a ella”, expresó.

También, enfatizó que se debe creer en el Cristo resucitado, “pues él cargó con la cruz para redimirnos de nuestras penas”.

En ese aspecto, señaló que  este es el contenido de la fe cristiana, de la que no debemos desviarnos. La religión católica no es guiada por un ser humano cualquiera o líder, sino por Jesús. “No se trata de ningún líder social, ni líder político ni artista, se trata del mismo Dios hecho hombre. Nuestra santa religión está basada en Jesucristo, en Dios, y no podemos rebajarlo a la condición de una persona humana cualquiera”.

Reiteró que no se puede igualar a Jesucristo con ningún gobernante ni persona por más amor que se le profese. Aseveró que el plano sobrenatural y religioso debe ser diferenciado del plano sociopolítico e instó a rechazar “cualquier nivelación de Jesucristo con personalidades humanas”.

Por otra parte, rechazó el aborto prolongado, puntualizando que este no debe ser permitido. “Eso es una persona humana, que está en gestación, no es un animal”, señaló.

“Nuestra fe debe ser viva, práctica, que se exprese en nuestra cultura diaria, por lo que los invito a llenarnos de ese amor, de esa compasión que tuvo con nosotros, la respuesta de amor a nuestros hermanos”, continúo el arzobispo de Caracas, quien regresó hace unos días del  Vaticano.

Fotos News Report