“Gritábamos al lanchero que se devolviera, pero él no quería”

Mar 30, 2013 7:15 am
Publicado en: Actualidad, Regionales
(Foto Panorama)

Una tragedia estremeció, este viernes, a la Alta Guajira, luego de que una lancha se hundiera y murieran cuatro personas, entre ellas dos niños.

El siniestro se registró a la 1:00 de la tarde, según informaron las autoridades policiales.

En la embarcación, que llevaba por nombre Mali Maikieu, zozobró en una playa de Cojoro, parroquia Alta Guajira, del municipio Guajira; otras cinco personas resultaron heridas.

El alcalde Hébert Chacón identificó a las víctimas fatales como Fabiola González, de 26 años, de Cojoro; Nelitza González, de 12 y habitante de Cojoro; Jady González, de 10 y Rubén González, de 36 años. Éstos dos últimos son de Maracaibo.

Mientras los niños Yerson y Daniel González resultaron heridos, al igual que Militza González, Estefanía Montaña y Érika González.

Tanto los heridos, como los fallecidos fueron llevados al CDI y al Hospital Binacional de Paraguaipoa, donde se presentaron el alcalde Hébert Chacón y la ministra de Pueblos Indígenas, Alohan Núñez.

“La imprudencia del conductor de la lancha y exceso de pasajeros fueron las razones por las que naufragó. Se montaron más de 20 personas en una embarcación cuya capacidad era de ocho. No llevaban salvavidas y no eran una lancha. Ya la Guardia Nacional se encuentra buscando al responsable de este tragedia”, informó el alcalde.

En medio del dolor y el llanto, Érika González, una de las sobrevivientes y prima de Fabiola (fallecida), contó que estaba con sus primitos bañándose en la playa cuando llegó el pescador a ofrecerles un paseo en lancha a cambio de 10 bolívares.

“Eran varias lanchas que ofrecían el paseo por Bs. 10. Fui a mi casa a buscar a mis otras primas para irnos al paseo, pero cuando llegamos a la playa la lancha grande ya se había ido con otro grupo de personas. En ese instante otro pescador se ofreció a darnos el recorrido. Cuando nos estábamos montando nos dimos cuenta que el hombre estaba borracho. Él seguía montando gente y le decíamos que ya no cabían más personas. No quiso escucharnos y arrancó. Cuando estábamos como a 500 metros de la orilla comenzó a manejar en zigzag. Le pedíamos que se regresara, pero solo se reía”.

Más información en Panorama.

Loading...

La Patilla TV

Noticias Relacionadas



Encuesta

¿Sobre qué conversaban estas dos "comadres"?

Ver resultados de la encuesta