Aplicaciones de mensajería móvil colocan en jaque a Facebook

Hacer perfiles personales. Crear redes de amigos. Compartir fotos, videos y música.

Esto podría parecer Facebook, pero cientos de millones de jóvenes seguidores de la tecnología están optando por una oleada de aplicaciones de mensajería basadas en móviles avanzados que inundan América del Norte, Asia y Europa.

Entre estas aplicaciones se encuentran Kik y Whatsapp, ambas de “startups” norteamericanas, así como KakaoTalk de Kakao, LINE de NHN, y WeChat de Tencent Holdings, que han florecido en los mercados asiáticos.

Combinando elementos de los mensajes de texto y de las redes sociales, las aplicaciones permiten a los usuarios intercambiar instantáneamente desde textos breves a fotografías para coquetear o videos de YouTube, sorteando tanto los planes de mensajes que ofrecen los operadores inalámbricos como las redes sociales diseñadas originalmente como páginas web.

Facebook, con 1.000 millones de usuarios, sigue siendo la página web más popular del mundo, y su atención creciente hacia el mundo móvil ha supuesto que también sea la app más usada en los móviles avanzados.

A pesar de ello, en Silicon Valley, inversores y expertos en la industria dicen que hay una posibilidad de que las aplicaciones de mensajería puedan poner en peligro su dominio en los próximos años.

Las más grandes incluso están empezando a surgir como “plataformas” totales que pueden utilizar aplicaciones de terceros como juegos.

Desde luego, muchos de los que usan estas nuevas aplicaciones siguen en Facebook, lo que indicaría que hay pocas señales a corto plazo de que la gigantesca red social vaya a perder su control del mercado.

Y esta semana presentará novedades relacionadas con Android, el sistema operativo para móviles avanzados más popular del mundo, como una posible nueva versión de Android con una mayor integración de las herramientas de mensajería de Facebook, o quizás incluso un teléfono móvil marca Facebook.

Pero las empresas que pueden dominar el mundo de la mensajería podrían hacerlo con grandes porciones, dicen los inversores.

“Hay más gente que manda mensajes y hace llamadas de la que entra en las redes sociales”, dijo Rich Miner, socio en Google Ventures que invirtió en la firma de San Francisco MessageMe, un debutante en el mundo de la mensajería.

“Si una empresa domina la sustitución de ese tráfico, entonces por definición será grande”, agregó.

Los portavoces de Facebook no quisieron hacer declaraciones para este artículo, remitiéndose al anuncio que harán el jueves.