La morgue de Bello Monte recibió 1.364 cuerpos en tres meses

(Foto News Report)

La mayoría de los ingresos fue por homicidios, de acuerdo con funcionarios del depósito de Bello Monte. La capital venezolana es una de las más inseguras de todo el mundo, publica Infobae.

Durante el primer trimestre del año, la morgue de Bello Monte recibió 1.364 cadáveres, lo que supera en un 7 por ciento el número de cuerpos registrados el año pasado, de acuerdo con el diario venezolano El Universal, que cita funcionarios anónimos.

Mientras que 886 de los casos fueron homicidios (65%), el 35% restante de las muertes fue caratulado como accidentes de tránsito, accidentes laborales, averiguación de muerte y muertes naturales.

Según el periódico, en enero hubo 419 muertes, mientras que en febrero fueron 495. La cuenta preliminar hasta el domingo indicaba que hubo 450 entradas durante el mes de marzo.

Venezuela, y en especial su capital Caracas, tiene uno de los más altos índices de violencia en la región. El informe de gestión del Ministerio de Interior de 2012 indica que el país registró 16.072 homicidios, un aumento del 14% con respecto a los 14.092 homicidios de 2011.

Esto hizo que la nación caribeña pasara de una tasa de 48 a 54 homicidios por cada 100.000 habitantes, según cifras oficiales de 2006 a 2011. La ONU considera a Venezuela como el quinto país más inseguro del mundo.

Este lunes, la oposición al Gobierno convocó una marcha contra la inseguridad, en la que también se presta apoyo al candidato Henrique Capriles, de la Mesa de la Unidad Democrática. La manifestación se realiza en la previa del inicio de la campaña electoral.

Durante la precampaña, la inseguridad ha sido el eje. El presidente encargado y postulante chavista, Nicolás Maduro, también se comprometió a hacer del combate a la criminalidad “el gran tema de este país en los próximos años”.

Por otro lado, Venezuela es uno de los países de la región con mayores índices de violencia, algo que se ha acentuado durante los 14 años de gestión chavista. Por lo que la inseguridad también se convirtió en tema para Capriles, que se autopresenta como la “solución”.