Tiendas aún no definen nuevos horarios de los trabajadores

La fecha tope para ajustarse a las nuevas exigencias de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) –referidas a la cantidad de horas que deben laborarse y al otorgamiento de dos días libres consecutivos a la semana- está por cumplirse. Sin embargo, muchas de las tiendas situadas en los centros comerciales del estado Nueva Esparta no han logrado definir las estrategias que implementarán para cumplir los requerimientos, publica El Sol de Margarita.

Tras realizar un sondeo en los distintos centros se pudo constatar que en la mayoría de los establecimientos ni los gerentes, ni los empleados conocen cuáles serán los horarios que cumplirán a partir del 7 de mayo.

Un gran grupo de los consultados incluso no conoce en detalle cuáles fueron los cambios realizados a la normativa, y que por ende deben cumplir.

La situación es mucho más compleja para quienes disponen solo de uno o dos trabajadores en tienda, pues los que tienen mayor cantidad pueden dividir los horarios.

Los pocos que ya decidieron cómo asumir los lineamientos (tres de los 10 consultados) tuvieron que contratar más personal para rebajar la jornada a 40 horas y otorgar los dos días de descanso. En otros casos, donde esa solución no pudo aplicarse por falta de recursos, los dueños optaron por asumir algunas de las horas y días de trabajo, porque además de cumplir con las normativas impuestas por el Gobierno, deben ajustarse a los lineamientos de cada centro comercial.

“Todas las políticas que se han implementado en los últimos años se han hecho sin consultar a quienes forman parte de los diversos sectores, y por eso, en vez de encontrar soluciones, lo que logran es afectar las cifras comerciales de todos”, afirmó el encargado de una tienda que prefirió no revelar su nombre.

Toma y Dame

Otra tanda de tiendas todavía se encuentra en discusión con los empleados para lograr que las medidas que se apliquen no perjudiquen a ninguna de las partes.

La idea es que los trabajadores tengan beneficios, pero si darles días libres significa tener menos vendedores es mucho más complicado cumplir con los mandatos del Estado”, dijo Gladys Urdaneta, dueña de un comercio.

Los empleados, por su parte, consideran que lo más justo es que se cumpla la ley, y si no puede hacerse por las particularidades de cada empresa, “por lo menos” deben ser remunerados económicamente.

“Yo estoy dispuesto a trabajar igual que como se venía haciendo, siempre y cuando me suban el sueldo o me paguen un bono especial para asumir esas horas”, manifestó Christian Méndez.

Llamado

Las distintas organizaciones empresariales que funcionan en el país continúan insistiendo en que lo primordial es concertar encuentros entre el sector público y el privado para evitar que los cambios de la ley afecten la economía del país.

El presidente de Consecomercio, Mauricio Tancredi, aseguró que el cumplimiento de la ley será fomentado desde el Consejo. Sin embargo, alertó que los dos puntos en cuestión ocasionarán un gran problema en los establecimientos que trabajan los fines de semana, pues estos no tienen “músculo financiero” para contratar nuevo personal y probablemente tendrán que sacrificar días de trabajo.