La diatriba política salpicó al parque La Llovizna

(Foto archivo)

La guerra de campañas comenzó, mucho antes de la fecha oficial pautada por el Consejo Nacional Electoral (2-4), los afiches, las cadenas y los actos denominados como “pre campaña” lo demostraron.

Uno de esos actos, una actividad denominada Caminata por Capriles realizada en el Parque La Llovizna el 30 de marzo, culminó dispersada y con consecuencias que rayan en la ilegalidad.

La caminata liderada por el candidato a la Alcaldía de Caroní, Wilson Castro, su equipo político y jóvenes de distintas organizaciones de la ciudad fue interrumpida por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía del estado Bolívar ya que dentro del parque no se pueden realizar actos proselitistas.

De acuerdo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales, en el Capítulo II, articulo 64, se expone claramente que los lugares públicos destinados a actividades infantiles no pueden ser utilizados para realizar propaganda política.

Rachid Yasbek, jefe del comando Simón Bolívar municipal, alegó que las personas sólo realizaron una caminata y fueron sacados a la fuerza del parque por orden del gobernador, Francisco Rangel Gómez.

“No se puede simplemente entrar con franelas o lo que sea de Capriles pero ellos sí pueden adueñarse de los postes con pancartas y afiches”, dijo Yasbek.

El gobernador, Francisco Rangel Gómez, expresó en su programa radial, Gobierno al Día, que él no permitiría actos proselitistas en el Parque La Llovizna por parte de los “majunches” y que la entrada estaría vigilada.

Más información en el Correo del Caroní.