Documental Sueño down próximamente en las salas de cine venezolano

Durante ocho años, Ignacio Márquez trabajó en Apoye, una asociación sin fines de lucro dedicada a la atención integral del niño y joven con síndrome de Down. El licenciado en Artes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) incentivó a muchas personas que se benefician con la labor de la institución a hacer teatro, pero no aficionado sino profesional.

Nota de prensa

Fue precisamente esa obra la que lo inspiró a realizar el cortometraje Sueño down, que relata los deseos de dos jóvenes que sufren este trastorno genético y que llegará a las salas de cine venezolanas el próximo 31 de mayo, como antesala del largometraje Corpus christi del cineasta César Bolívar, reseñó el diario El Universal.

“En 2008 se empezó a gestar la idea de trasladar lo que nosotros veníamos trabajando en el teatro al cine. El teatro es un ambiente protegido porque ellos están con sus padres; en el caso del cine, toca distraerlos del contexto y llevarlos a uno más profesional, que es el campo de la cinematografía”, precisa Márquez, quien escribió el guión, dirigió el audiovisual y editó las escenas.

Protagonizada por Claudia Barral, Alberto Sasson y Carlos García de Castro, Sueño down, le ofrecerá a los amantes del séptimo arte hecho en el país un relato que jamás se le había contado al cinéfilo nacional, sediento de tramas distintas.

“Es la historia de dos jóvenes síndrome de down, Manuel y Moisés, provenientes de hogares muy diferentes, de realidades socioeconómicas diferentes, uno de ellos con una situación bastante apremiante y otro muy cómoda; ambos comparten el trabajo de una oficina, pero, sobre todo, el anhelo de una independencia, el anhelo de la libertad y llamé así a la película, entre otras cosas, porque ellos en el imaginario de sus fantasías, en sus sueños, pueden resolver cosas imposibles dentro de su realidad”, explica el realizador.

Márquez cuenta que su primer cortometraje se alimentó de muchas de las vivencias de sus protagonistas. “Una de las cosas que tiene el corto es que uno debe construir los universos a partir de elementos que ponen ellos y que ponemos nosotros. Lo que nosotros hacemos normalmente es imponerle nuestra manera de ver y hacer las cosas y ellos tienen otra manera de ver el mundo y hacer las cosas y lo importante es cómo construir un universo en donde estén presentes ambos, estén presentes ellos y nosotros, que en el fondo es la misión de cualquier relación, la tolerancia”, asevera.

Sueño down fue filmado en diferentes locaciones de Caracas e incluye un trabajo que requirió efectos digitales, “al mejor estilo de Avatar”, promete el director Ignacio Márquez.