A partir de mayo llegarán nuevos aviones para Conviasa

Foto: Archivo

Entre mayo y junio llegarán al país otros tres aviones nuevos para la aerolínea del Estado, el Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), que se suman a los tres que arribaron el año pasado como parte del plan de renovación de flota de la empresa, y completa así la negociación inicial de seis aeronaves, acordada con el consorcio brasileño Embraer. AVN

La información la ofreció el presidente de la línea aérea, César Martínez, durante un encuentro con los trabajadores de la compañía, reseña una nota de prensa.

A finales de octubre de 2012, dos de los aviones Embraer 190 iniciaron operaciones tras cumplir con las regulaciones establecidas y los períodos de prueba necesarios. Uno cubre la ruta nacional Maracaibo-Porlamar-Maiquetía y otro la internacional Maiquetía-La Habana-Maiquetía.

En ese momento, la ministra para el Transporte Acuático y Aéreo, Elsa Gutiérrez, precisó que la negociación inicial con Embraer abarcó seis aeronaves y que otras 14 están en conversaciones.

La transacción fue pactada en julio de 2012, durante la visita que hiciera el comandante Hugo Chávez a Brasil, a propósito de la incorporación formal de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur).

Estos equipos de Conviasa son los primeros totalmente nuevos que se adquieren en Venezuela en los últimos 30 años.

Cuentan con 104 asientos, cómodamente ubicados en dos hileras de dos puestos cada uno, con un amplio espacio de separación entre cada uno.

La aerolínea nacional tiene una flota de 19 aeronaves, informó Martínez en octubre.

Semana Santa

Durante el encuentro sostenido con los trabajadores, el presidente de Conviasa destacó que en la pasada temporada de Semana Santa la empresa trasladó a 47.509 pasajeros, en 582 operaciones, un aumento significativo frente a los 27.785 usuarios movilizados en el mismo asueto de 2012, en 411 operaciones.

Esta empresa fue fundada en 2004, como iniciativa del comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, para lograr que Venezuela tuviera de nuevo una línea bandera, luego de la liquidación de Viasa por el gobierno de Rafael Caldera, en 1997. Esta última fue llevada a la quiebra tras ser vendida en tiempos de los gobiernos neoliberales a la española Iberia.