Abatido el jefe de una pandilla de sicarios cuando celebraba un crimen

Un presunto cabecilla de una banda de sicarios, fue abatido a balazos  por  detectives del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas, en la carrera 9 con calle 2, del barrio Guzmán Blanco, cuando el antisocial,  junto a sus cómplices, celebraba el asesinato del vendedor de ropa del parque Sanmiguel. lanacion.com.ve

(foto Jorge Castellanos)

El allanamiento practicado por los efectivos de la policía científica permitió la captura de otros seis antisociales, uno de ellos herido levemente, así como la incautación de municiones, una pistola, un revólver y una cantidad aún no precisada de droga.

Luis Enrique Monroy, jefe de la delegación Táchira, del Cicpc, declaró que miembros de la institución, repelieron el ataque de al menos unos ocho delincuentes, quienes fueron sorprendidos en una vivienda en plena celebración del homicidio de Ramón Arsenio Molina Castro, de 27 años, asesinado a balazos la noche del miércoles en inmediaciones del parque Sanmiguel.

— Teníamos ya conocimiento de la guarida de los antisociales y procedimos a efectuar el allanamiento. Durante el procedimiento, fuimos atacados y eso causó que respondiéramos y resultara herido Sergio David López Rosas, de 28 años de edad, quien murió cuando era ingresado al Hospital Central — declaró el jefe policial.

Refirió que durante la operación igualmente fue herido levemente otro antisocial y capturados otros cinco de sus cómplices, así como retenidas cuatro motos, munición de diversos calibres y elementos provenientes del delito.

La abrupta intervención de los efectivos policiales en la guarida de los antisociales, provocó que dos de ellos se escaparan por las márgenes de la quebrada La Bermeja, y se enconcharan en una zona boscosa de los barrios Los Cedros y Táchira;  los detectives se desplegaron en los dispositivos  de búsqueda.

El repliegue de más de medio centenar de funcionarios del Cicpc desencadenó en un enfrentamiento a balazos que duró más de una hora con  los delincuentes, quienes lograron evadir el cerco y esconderse en el laberinto de escaleras y guaridas de la populosa barriada .

Tanto el acceso como salidas de los barrios 8 de Diciembre, Guzmán y Táchira, fueron tomados por los funcionarios del Cicpc, quienes contaron con el apoyo de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana  y Politáchira.

Refirió Monroy, que tras la captura del grupo de homicidas se investigará la procedencia de las armas y si éstas se encuentran involucradas en una serie de homicidios,  que se le atribuye a la organización delictiva. (PER)