Aseguran que el Sicad es una cortina de humo

Archivo

El Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) es una cortina de humo montada por el Gobierno para tapar la evidencia de la escasez de las divisas que le hacen falta al país. Así lo reseñó el diario El Impulso.

Este mecanismo, declaró el doctor Heliodoro Quintero, coordinador nacional de políticas públicas de Un Nuevo Tiempo, fue implantado cuando apenas había transcurrido un mes de haberse producido la devaluación de 4,30 a 6,30 bolívares por dólar, es decir, el 46,5 por ciento.

Al tomarse esta medida conjuntamente con la eliminación del Sitme, el Ejecutivo Nacional dejó por fuera, automáticamente, a todas las empresas que no están inscritas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad).

El 80 por ciento de las empresas afiliadas a Consecomercio, según declaraciones de su presidente, por no estar inscritas en el Rusad, están excluidas claramente y no podrán optar por los dólares.

Se anunciaron 200 millones de dólares para la primera subasta con el fin de adquirir rubros que ya están en Cadivi: medicinas, alimentos e insumos industriales.

Quedan excluidas todas las empresas que importaban otros rubros y también viajeros, estudiantes, remesas y todo lo demás.

En el fondo la razón por la cual se está llevando este proceso a cabo es porque no hay suficientes dólares.
Es por esa razón por la cual el Sicad es simplemente una cortina de humo para tapar la realidad: la insuficiencia de dólares que se requieren para el presente año.

En el 2012 fueron importados bienes y servicios, declarados por los personeros del gobierno, por un monto de aproximadamente 58 mil millones de dólares.

Además se pagaron compromisos financieros e intereses de los bonos de Pdvsa y de la República por más de 6 mil millones de dólares, los cuales al sumarlos arrojan la cifra de más de 64 mil millones.

La factura petrolera más lo que puede existir en los fondos y las reservas internacionales llegarán a unos 70 mil millones de dólares o un poquito más.

Ahora bien, si las necesidades de importación de este año son comparables a las del 2012 y tomando el nivel inflacionario, el gasto que se hará con la factura petrolera, fondos y reservas, quedará en cero.

Conviene señalar que al eliminar el Sitme, que tenía unos 14 mil millones de dólares, es probable que se produzca una escasez de una serie de productos e insumos industriales.

Por una parte, los alimentos van a tener un mayor precio y, por la otra, muchas empresas dejarán de operar con el consiguiente problema que generará como es el desempleo de innumerables trabajadores.

-¿Cuáles son las perspectivas en este momento?
-La situación es verdaderamentre crítica a corto plazo porque la producción nacional se viene reduciendo y la importación aumenta al mismo tiempo que la inflación se torna indetenible.