En Tiempo Real: Nicolás, ¿candidato o profeta? por @carlosvalero08

Ayer estaba reunido con varios políticos e intelectuales analizando la campaña presidencial del PSUV y su empeño en aparecer con un no candidato, y Carlos Tablante definió magistralmente el papel que está tratando de jugar Nicolás, el cual no es otro que asumirse a sí mismo como una especie de Pedro, la piedra sobre la cual se edificará la nueva iglesia chavista. Maduro, recurriendo a unos niveles de manipulación e irracionalidad, que rayan en la blasfemia, pretende sustentar el chavismo sin Chávez sobre el culto religioso a la personalidad del ex presidente.

La explicación a la desaparición de la foto del candidato del gobierno de vallas, afiches e inclusive de los actos políticos se debe precisamente al diseño estratégico elaborado por su equipo asesor de convertir la campaña electoral en una especie de proceso de beatificación exprés del recién fallecido presidente. Esta conducta tuvo que ser rechazada y repudiada por las autoridades de la iglesia católica y me he enterado de que otras religiones también han criticado en sus distintas congregaciones tal pretensión por considerarla irrespetuosa a Dios.

El PSUV parte de la premisa que el electorado venezolano se encuentra en un estado hipnótico tal, que necesita sustituir sus creencias en Dios y en Cristo por un nuevo redentor. Ellos, en medio de su ambición desmedida, no tienen ningún límite en intentar sustituir o por lo menos equiparar la imagen del ex presidente con Jesús, lo cual es realmente un acto temerario e irresponsable. Sólo personas que banalizan o no creen en el Dios cristiano pueden atreverse a tal blasfemia. No soy teólogo pero estoy convencido que la insistencia en esta conducta puede conducir a una herejía.

Imagino que se están preguntando si esta estrategia, al margen de lo cuestionamientos éticos, les dará frutos positivos al partido de gobierno. La respuesta es compleja, aún cuando opino que están metiéndose en camisa de once varas, porque si bien es cierto que los venezolanos tendemos a ser atrapados por elementos mágicos religiosos, también somos un pueblo mayoritariamente católico y cristiano. Como decía mi abuela, ni tan calvo ni con dos pelucas, por supuesto que están obteniendo votos del manejo del funeral y de la popularidad del fallecido presidente, pero creo que están saturando al electorado con el uso y abuso del mismo y al incorporar en tema religioso corren el grave riesgo de poner al pueblo a elegir entre Cristo y Chávez.

El PSUV juega con candela cuando utiliza elementos tan sensibles como la relación del pueblo con su Dios y les aseguro que el ex presidente no aprobaría de ninguna forma tan abominable manipulación. Es muy importante que cada uno de los que pensamos distinto hablemos con claridad a nuestros allegados para desmontar tamaña manipulación. Además, para Nicolás el rol de pastor le viene como anillo al dedo porque de esa forma evita mostrarse tal cual es, en ese rol se siente seguro apoyado en videos y audios del ex presidente. Nicolás no asume su rol de pastor por convicción sino por la necesidad de apoyarse en unas muletas que sostengan su precario liderazgo.

Ayer en Carabobo el presidente encargado y candidato devaluó su voz, incurriendo en su cuarta devaluación en medio de la campaña. Esas actitudes suelen dar pocos réditos electorales. Cada día de campaña implica para la gente el descubrimiento del verdadero candidato, por más que eviten llamar a votar por Maduro y engañen diciendo que el 14 votarán por Chávez, la gente no es tonta. Creo que a los asesores cubanos les saldrá el tiro por la culata, debido a que subestiman el fervor religioso del pueblo venezolano. Ese híbrido entre candidato y pastor será una garantía más de fracaso para un modelo que ya hace aguas, es insostenible y es un una vía expresa al abismo del caos y el atraso para Venezuela.

Carlos Valero

Les invito a seguirme en twitter a través de la cuenta @carlosvalero08