Venezuela adopta nueva nomenclatura arancelaria del Mercosur

Foto: Archivo

Este viernes Venezuela inicia el proceso de adopción de la nueva nomenclatura arancelaria del Mercado Común del Sur (Mercosur), en una primera fase que se extenderá por cuatro años, informa una nota de prensa del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat).

“Este nuevo arancel de aduanas recoge las 10.025 posiciones arancelarias del Arancel Externo Común del Mercosur y agrega más de 1.872 posiciones adicionales para reflejar mediante desdoblamientos, los intereses nacionales de identificación de mercancías”, indica el texto.

En este sentido, Venezuela incorporará un nuevo arancel de aduanas, que incluye la designación de mercancía que utiliza el Mercosur, así como las tarifas arancelarias comunes de sus miembros.

El analista José Gregorio Piña calificó como positiva la integración de Venezuela a la nueva nomenclatura arancelaria que estima representa, en su primera etapa, 28% de todos los códigos arancelarios del Mercosur.

“Esta nomenclatura establece lo que se cobra (en aduanas) como impuesto a los bienes importados de países que no pertenecen al Mercosur. Todos estos acuerdos no se aplican 100% en un solo momento, entre otros cosas por los tema de las asimetrías (entre los países) y prevé protecciones temporales de algunos rubros (en el caso venezolanos más 700 rubros) y áreas comerciales, como mínimo hasta 2016”, explicó.

La nueva nomenclatura arancelaria entra en vigencia de acuerdo con lo publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.097, del 25 de marzo de este año.

Piña indicó que en lugar de que cada país tenga una política arancelaria propia, donde se clasifican a su manera los códigos de los productos y posteriormente se establecen las tarifas aduaneras para cada código arancelario, se establece una estructura arancelaria común como parte del Mercosur.

Estos acuerdos también suponen una posición unitaria para con el comercio proveniente de los países externos al Mercosur hasta alcanzar una convergencia de la clasificación arancelaria.

“Mientras más detallado sean el código arancelario permite focalizar mejor las políticas comerciales y económicas del país, en el caso nuestro, la asignación de divisas puede ser más selectiva. Además el arancel común es también algo útil y necesario para potenciar, a lo interno, las ventajas de pertenecer a un bloque económico como Mercosur”, agregó.

Explicó que se prevé que las importaciones de los productos dentro de los países del Mercosur (entre los principales productores de alimentos del mundo) sean más económicos, lo que debe incidir en una mayor disponibilidad de productos y en la baja de los costos y precios finales de dichos bienes.

AVN