Carlos Behrends Valero: Inmejorable oportunidad

El 14 de abril es una fecha histórica que Dios ha puesto es nuestro camino de manera sobrevenida, para ofrecernos la oportunidad de enrumbar a nuestro país por el camino de la reconciliación y el futuro.

El reciente acto con artistas venezolanos en respaldo a nuestro candidato Capriles es de las mejores cosas que he visto en muchos años, porque no se trata que los artistas vengan a sustituir los roles de los políticos, como se nos pretende vender del lado de los oficialistas, si no que ese gremio exprese libremente sus ideas sin pagar el costoso precio de perder su sitio de trabajo, o tener que salir del país en busca de oportunidades que no consigue en su propia patria. Es increíble como el gremio artístico ha visto reducir su campo laboral en estos últimos años.

En lugar de crecer y generar más espacios para la cultura, cada día esta actividad se ve más teñida por el tinte político que tanto la desvirtúa. Agora bien, tal y como lo ha dicho Capriles en el acto con los artistas y en otros actos de campaña. No es solo ir al acto, tomarse la foto y creer que el trabajo está hecho. Vital es salir de ahí a ver que puedo hacer para conquistar la victoria en las inminentes elecciones. Ese trabajo no es solo de Capriles, es de todos quienes estamos comprometidos con el cambio en Venezuela. Garanticemos que nuestra familia, amigos y allegados voten, esa es la clave.

Porque La sociedad democrática está en las calles con un sentimiento supremo de unidad nacional. Dando la lucha del pueblo en afán de reconquista de la legalidad para que el sosiego deje atrás la intranquilidad que desde hace años, agobia la vida de los ciudadanos. No se renuncia jamás a los postulados de la libertad.

Este país hace suyo los derechos que supo darle vigencia y proyección en el tiempo. No se entrega el destino de una nación que dejó plasmada en el mundo la historia libre de un continente. Por eso es el reto de los venezolanos del presente en comunión con el derecho de vivir al amparo de las libertades públicas. Es inaceptable que la negación de las virtudes ciudadanas se imponga por uso y abuso de la arbitrariedad.

No cabe duda de la fuerza de la conciencia ciudadana que reta al odio, ventajismo y vandalismo dictatorial. Es la lucha consistente en el ideal de libertad trascendente en el tiempo. Y está presente en las calles de los pueblos de Venezuela y no admite reposo, por el hecho mismo de la prontitud de devolverle a los venezolanos la seguridad, la paz y los recursos que le son propios. Despertó la calle y no hay vuelta atrás. Votemos, defendamos los votos y cobremos.

@CarlosBehrendsV