Con la cruz a cuestas

Foto: gazetteseries.co.uk

Lindsay Hamon es un hombre que ha dedicado los últimos 26 años de su vida a recorrer el mundo con una enorme cruz de madera al hombro emulando el viacrucis de Jesús y llevando la palabra del Señor a todos los rincones del planeta que le sean posible.

Este inglés, cuya edad no quiere dar a conocer, comenzó su peregrinaje en 1987 y desde entonces lleva recorridos 25 países de Europa, Asia y Oceanía. A lo largo de las tres décadas pasadas, Hamon ha llevado su fe y su pesada cruz)por naciones exóticas y lejanas como Bangladesh, Nepal, Nueva Zelanda, Rusia y Sri Lanka, así como también en países cristianos como Italia, Alemania y Francia.

“He visitado lugares hermosos, pero también me tocó ser atacado y hasta expulsado de la Plaza San Pedro, en Roma”, cuenta Hamon, quién planea seguir de gira por todo el mundo y continuar con su “carga” por algunos años más.

La cruz de madera de cedro que lleva en sus espaldas 12 horas al día, mide 3 metros y medio de largo por casi 2 de ancho. En la base, el crucifijo gigante tiene una rueda que permite a Hamon transportarla con un poco de facilidad, ya que arrastrar semejante madera no sólo sería extremadamente difícil, sino que podría arruinar las calles y lugares donde lo lleva, además de ir gastando y rompiendo la cruz.

“Traté de dejar mi trabajo y dedicarme a llevar la cruz y la palabra de Dios a tiempo completo, pero no tengo el dinero suficiente para llegar a fin de mes”, dijo el hombre. Por eso, cadacierto tiempo tiene que regresar a su ciudad  en Cornwell, Inglaterra, a trabajar y juntar plata para seguir con su misión.

Con información de noticiaslocas.com