Créditos hipotecarios no resuelven déficit de viviendas

(foto Jorge Brito)

El incremento del monto máximo de créditos para viviendas, de 300.000 a 350.000 bolívares, a través del Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (FAOV), permite ampliar el universo de personas que puedan acceder a créditos tanto para la adquisición como para la remodelación de viviendas, sin embargo, no es suficiente para solucionar el alto déficit habitacional que se viene arrastrando en el país desde hace varios años. elsoldemargarita.com.ve

El presidente de la Cámara de la Construcción del estado Nueva Esparta, Juan Carlos Meleán, afirmó  que esta es una medida que va a mejorar el problema de la adquisición de viviendas, pero no lo va a solucionar por completo.

El representante gremial resaltó que independientemente de que el Gobierno se haya avocado a implementar la Gran Misión Vivienda Venezuela, y se tomen este tipo de medidas –que son positivas- es fundamental que se llegue a acuerdos para que desde el sector privado se pueda incentivar la construcción.
“Es necesario que se le permita al sector privado contribuir con el aumento del número de viviendas que se fabrican anualmente para solventar la demanda que existe en todo el país”, indicó Meleán.

Novedades

Las nuevas condiciones de financiamiento que regirá el otorgamiento de créditos para la adquisición, autoconstrucción, ampliación y mejoras de vivienda principal fueron publicadas en la resolución número 12 del Ministerio para Vivienda y Hábitat este 1 de abril.

El aumento del monto máximo de los créditos otorgados con recursos del FAOV y el Fondo de Ahorro Voluntario para la Vivienda (FAVV) para la compra de casas, independientemente del ingreso familiar, es uno de los avances más importantes. No obstante, dicha resolución también hace referencia a que la capacidad crediticia será determinada en función del ingreso de la familia con las mismas condiciones generales: un máximo de 30 años para pagar, que las cuotas mensuales no superen 35% del ingreso total mensual, ni sean menores a 5%.

De igual forma, se determinó que los préstamos para autoconstrucción, mejoras y ampliación estarán dirigidos a familias con ingresos de entre uno y seis salarios mínimos.

Los créditos para autoconstrucción serán por un máximo de 205.000 bolívares, con hasta 20 años para pagar; los de ampliación no podrán ser por más de 140.000 bolívares, con 15 años de plazo para cancelar; y los que están dirigidos a mejoras de vivienda serán por hasta 84.000 bolívares, con 10 años de financiamiento.