Ignacio Gainzarain: Capriles y la Sociedad Democrática ante el ejemplo de los estudiantes

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena.”   Mahatma Gandhi

Anoche, como tantas noches que revelan la naturaleza del Régimen, los estudiantes libertarios fueron objeto de una arremetida de la violencia oficial. Siete heridos, una policía poco activa y la ciudadanía viendo los toros desde la barrera. El silencio los buenos ante el poder de los no tan buenos.
Nuestra historia, la humana, está magistralmente  reflejada en el dilema inmortal: SER O NO SER.
SER LIDER o NO SER, SER BORREGO o NO SER, son dos espadas de Damocles que tenemos sobre nuestros cuellos. Y esto nos coloca de una frente al ‘14A’.
CAPRILES, luego de re entusiasmar  a cientos de miles de ciudadanos tricolores, se encuentra en su real encrucijada: “ante el CNE: CALLAR o NO CALLAR.”
Y está a punto de dar el paso que aspiran los tricolores  para ratificarlo como LIDER.
En los últimos actos ha pedido que la gente vaya a votar distribuyéndose durante todo el día, y que a las 6 de la tarde nadie abandone los centros de votación.
Pero necesitamos que de el segundo paso para hacer realidad que EL VOTO SEA LIBRE Y ELIJA DE VERDAD.
Y eso se resume en NO CALLAR, en decirle al CNE que para reconocer los resultados ellos deben eliminar las captahuellas y permitir que se cuenten todos los votos, acuñando una y otra vez dos  frases sencillas: CERO CAPTAHUELLAS y  MESA CERRADA MESA CONTADA.
CALLAR o NO CALLLAR es la clave de un Líder para acompañar al pueblo en su proceso de liberación de las modernas cadenas que este Régimen montó.
Pero así como CAPRILES está atrapado por la decisión más importante de su vida, los ciudadanos también estamos reflejados en otro dilema: EXIGIR o NO EXIGIR.
Ya todos sabemos lo que significó el CALLAR y el NO EXIGIR el 7 de octubre.
 Pero en nuestra trinchera, la de los ciudadanos, los estudiantes están marcando la pauta, con su decisión de EXIGIR, a sabiendas que han puesto en juego lo más importante de cualquier persona: LA VIDA.
Ahora bien, el punto más importante en estos 3 días que vienen es ver cómo se pueden articular inteligentemente el NO CALLAR de CAPRILES y EL EXIGIR de los demócratas venezolanos.
La frase que tituló un gran artículo de Eric Ekvall es de mucho peso para nuestra reflexión de viernes y sábado: “¿Tanto nadar para morir en la orilla?”
Nadie pone en duda el inmenso esfuerzo de CAPRILES. Y él tampoco puede desmovilizar la enorme energía de millones de demócratas que aspiran a cambiar pacíficamente el rumbo del país, que anhelan la reconciliación y exigen FUTURO.
Si CAPRILES NO CALLA y demanda lo justo al CNE, ese pueblo tricolor lo hará realidad desde el mismo amanecer del domingo 14 de abril.
Si CAPRILES no demanda lo justo al CNE, ese mismo pueblo, “para no morir en la orilla”, deberá hacerlo desde el mismo momento en que se haga presente en las colas de votación.
Y EXIGIR en nuestro caso, significa para mí lo siguiente:
Cara al 14 de abril:
  1. CERO CAPTAHUELLAS para garantizar la libertad del elector en el momento de la verdad, cuando esté cara a cara con la “máquina de votación”;
  2. MESA CERRADA MESA CONTADA para maximizar la real posibilidad de que el Voto Elija de Verdad;
Cara al 15 de abril:
  1. EXIGIR la AUDITORÍA INTEGRAL de los CUADERNOS DE VOTACIÓN, para saber quienes votaron sin cualidad legal para hacerlo, cuántos (huellas dactilares idénticas) votaron en diversas mesas, y cuántos que votaron no existen, o no son ubicables.
Estos puntos solo dependen de una decisión administrativa del CNE.
El punto 3, totalmente natural en un país democrático, es lo que en las series de televisión han dado a conocer como la “escena del crimen”.
Y para hacer realidad el cambio pacífico que reclama la sociedad, solo hace falta una cosa: que nos contagiemos de la voluntad libertaria de los estudiantes, y que luego de desayunar completo, llamemos a todos a sentarnos en las colas de votación hasta que el CNE decida y  comunique cuál será su rostro ante la historia, y el pueblo, constituido en Poder Originario decida que hará si este CNE asume ponerse al servicio del proyecto de los Gorilas.

Por un Voto Libre y que Elija de Verdad

 

http://gainzaedmat.blogspot.com/2013/04/capriles-y-la-sociedad-democratica-ante.html