Familias no tienen apoyo en lapso sin clases

La suspensión de clases deja a muchos estudiantes con exceso de tiempo libre/William Dumont

A partir de hoy, María Torrealba deberá hacerse cargo de su nieto, de 5 años de edad, todo el día. Suele cuidarlo medio día, pero la suspensión de clases para facilitar la logística e instalación de mesas para las elecciones del próximo domingo ha obligado a la familia a adaptarse. No siempre es fácil hacerlo, especialmente cuando los hogares no cuentan con opciones para los niños el tiempo que permanecen en casa, publica El Nacional.

EMILY AVENDAÑO/[email protected]

Yazmín Sanoja tiene cuatro hijos: de 15, 14, 8 y 3 años de edad. Vive en el sector La Línea, de Petare. Cuando no hay clases los niños se quedan en la vivienda, pues Sanoja no tiene cerca un lugar donde puedan practicar deporte, por ejemplo.

“Trato de que hagan las tareas o repasen el contenido, pero deberían estar en el colegio”, afirmó Sanoja. También hay casos como el de Nora Ujueta y su hija de 4 años de edad, Valeria Díaz. La niña está en clases de ballet en las tardes, pero debido a la interrupción de las clases, la academia en la que practica suspendió actividades hasta el miércoles.

Gloria Perdomo, coordinadora de la Fundación Luz y Vida, asegura que en general el problema es que no hay programas ni servicios de apoyo familiar en el lapso escolar libre. “Es un derecho de los niños y una necesidad para las madres que tengan un programa cercano a su residencia, donde los jóvenes puedan hacer las tareas, recibir un refuerzo pedagógico, estar cuidados y atendidos mientras regresa la mamá; considerando que la sociedad venezolana, en la mayoría de los hogares, la mujer es la jefa de hogar y en muchos casos tampoco tiene una familia extendida que la ayude con los jóvenes”.

La falta de opciones obliga, en muchos casos, a que los jóvenes permanezcan solos en casa. Paola Restrepo, estudiante de séptimo grado, pasará estos días en casa, acompañada de sus primos más pequeños, de 13 y 6 años de edad. A Restrepo, de 14 años, y a su prima, de 13, les corresponde hacerse cargo de la niña más pequeña, hasta que la madre regrese del trabajo, a las 5:00 pm: “En el tiempo sin clases aprovecho para jugar wii, estar en la computadora, revisar las redes sociales. Aunque preferiría estar en el colegio, para no retrasarnos y estar con mis amigos”.

 Tareas adicionales. Para hacer frente a la pérdida de tiempo en las aulas, algunos colegios han optado por enviar actividades y trabajos para la casa, aprovechando las posibilidades que ofrece Internet. “Esta es una manera de adelantar contenidos, pero no garantiza que el joven adquiera el conocimiento de la misma manera, pues no tiene la posibilidad de preguntar y repreguntar, ni la guía del docente”, explicó María Teresa de Curiel, de la Cámara Venezolana de la Educación Privada.

Raquel Figueroa, del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, coincide. La docente asegura que en todos los niveles se ha dejado de impartir 40% del contenido. A juicio de la especialista, lo más conveniente sería aprovechar julio para que el docente integre algunos de los contenidos que no haya podido desarrollar, pues la actividad en las casas no soluciona el problema de fondo: los días perdidos en el calendario escolar.

Sugerencias

Lila Vega, miembro de la Red de Padres, Madres y Representantes, hizo una serie de recomendaciones para estos días libres:

-Si los padres se ven obligados a llevar a sus hijos al trabajo, es recomendable que constituyan grupos de vigilancia entre compañeros para “organizar turnos” y “minimizar los peligros”, como son enchufes, manteles, jarras, maleteros.

- En caso de que los niños vayan a quedarse en casa de un familiar que pueda cuidarlos, se podría desarrollar una rutina de trabajo según la edad del niño.

-Los más grandes podrían revisar la prensa y buscar información sobre un tema en específico, para que luego redacten algo sobre lo leído.

-Para los pequeñitos, los creyones y los libros de cuentos son una buena alternativa. Aunque eso no significa que no puedan jugar o ver alguna película.

-Es importante estar atentos y si los chicos van a estar en casa hay que tratar conscientemente de abordar temas distintos a la política, pues éste genera mucha tensión.