Ignacio Gainzarain: La “bala de plata” de Capriles

Candidato: nosotros cumplimos. Ahora le toca a Ud.

Las organizaciones y personas que han empuñado la bandera de las Elecciones Auténticas han cumplido con la sociedad.

Sus trabajos y artículos han dejado constancia de la gesta realizada.

Hoy nadie pone en duda el carácter fraudulento del sistema electoral electrónico y su ambiente jurídico, financiero y operacional.

Nosotros hemos concluido que algo que originalmente podía resolverse con correcciones técnicas, obvias por lo demás, se ha transformado en el principal problema político de los ciudadanos que quieren conquistar el cambio pacífico a través de los votos.

El día de ayer, miércoles 10, en un acto de la Junta Patriótica y organizaciones de la sociedad civil, se dio lectura a un manifiesto porUn Voto Libre, que elija de Verdad(http://declaraciondecaracas.blogspot.com/2013/04/manifiesto-por-un-voto-libre-que-elija.html).

Contamos con la participación de estudiantes, trabajadores, Ong’s, y personalidades del mundo militar y de la política, como es el caso del señor Aristeguieta Gramcko (miembro de la Junta Patriótica de 1958).

Ese acto no fue reseñado por la mayoría de los medios privados, ésos que han invisivilizado una y otra vez a los objetores del “mejor sistema electoral del mundo”. Esos medios, que se convirtieron en los mejores promotores del CNE.

Pero hoy, la sociedad y Ud. saben que el FRAUDE no es un cuento de caminos.

Candidato, ud. ha hecho una formidable faena de entusiasmar a la gente para votar. Más aún, ha dado tímidos pasos en la dirección de denunciar al CNE.

Pero Candidato, le queda un día para hacer un pronunciamiento claro al CNE. Solo un día para usar su bala de plata.

Y debemos ser sinceros con usted. Hasta ahora no se ha dicho nada que ponga en jaque al tablero FRAUDE.

Ud sabe muy bien, que más del 40% de los centros electorales están totalmente controlados por la burocracia oficial que se activa el día de las elecciones. Allí es donde el elector tentado a buscar el cambio se tropieza con los esbirros del régimen desde el momento que llega al centro electoral. Allí, en el verdadero momento de la elección, el ciudadano recuerda que la captahuella está conectada a la máquina de votación. Allí, los que quieren el cambio chocan contra una inmensa pared que les impide concretar la famosa “verificación ciudadana” en los términos estipulados en el artículo 441 (ver el artículo del Ing. Luis Manuel Aguana “El ejemplo que el Táchira dio“: http://ticsddhh.blogspot.com/2012/08/evidencia-del-fraude-electoral-el.html).

Nosotros sabemos que Ud. sabe esto.

Nosotros, que hemos trabajado en forma totalmente voluntaria, le pedimos algo muy sencillo: termine de dar el paso para poner el dedo en la llaga.

Dos cosas lo convertirán en presidente. La primera, reconocer que hay que dar el paso. La segunda tomar una decisión sobre la exigencia a realizar para poder reconocer los resultados del evento.

Y para ello le sugerimos una vez más, que tome en cuenta al menos estas 3 cositas:

  • Qué se eliminen las captahuellas para liberar al votante de los sectores más populares en el momento en que se enfrenten a la pantalla de votación.
  • Qué se cuenten todos los votos: MESA CERRADA MESA CONTADA. Así la elección termina más temprano, y tenemos más garantías de éxito.
  • Qué le haga entender al CNE que usted sabe cuál es la escena del crimen electoral. Exija que al día siguiente de la elección se cree el Comité de Auditoría Integral de los cuadernos electorales.  Allí estarán las huellas frescas de la operación llamada FRAUDE. Las huellas de los electores que han delinquido, y la huella de los que les han dado las cédulas necesarias para delinquir.

Para su BALA de PLATA, elija al menos una de las dos primeras, y la tercera.

Ud. verá, temblará el CNE, con todo y el alto mando militar que los acompaña, y los más importante, su justo reclamo recorrerá todas las colas de los electores en todos los barrios y vecindades.

Candidato, le queda un día. Qué Dios le de la fortaleza para la decisión más crítica de su vida.

Por un Voto Libre y que elija de Verdad.