Manifiesto “Por un voto libre, que elija de verdad”

En horas del mediodía de este miércoles 10 de abril, se dieron cita en el Teatro de Chacaíto, diversos sectores de la sociedad democrática de Venezuela. El objetivo del acto organizado por la Junta Patriótica es presentar la visión sobre el momento histórico que representa el 14 de Abril, sus retos, y la necesidad de tener una posición firme en torno a las condiciones mínimas para poder reconocer, o en su defecto para desconocer, los resultados que emita el CNE.

Los oradores fueron: Gaby Arellano (estudiantes que exigen elecciones auténticas); Gustavo Sosa Izaguirre (abogado constitucionalista – red asambleas de ciudadanos); Leomagno Flores (diputado grupo que presentó las 5 exigencias al CNE); Theresly Malavé (defensora de los derechos humanos de los presos políticos); Guillermo Salas (miembro de Esdata); Huizi Clavier (vicealmirante (r) Frente Institucional Militar); Omar Vasquez Lagonell (ex alto funcionario de organismos de inteligencia); Pablo Medina (Movimiento Laborista – ex diputado) y Enrique Aristeguieta Gramcko (miembro de la Junta Patriótica que derrocó a la dictadura de Pérez Jiménez – 1958).

Los venezolanos exigen un cambio pacífico y el CNE se esmera en obstaculizarlo.

La continua legitimación dudosa de un Régimen que gobierna a espaldas del pueblo y que ha dado muestras claras de entregar la soberanía a países extranjeros, nos reclama una voluntad libertaria.

Por otra parte, la injerencia de los militares cubanos como asesores, dentro de las FANB, decidiendo su organización, equipamiento, adiestramiento, etc., además de instalar una cultura de lealtad, de militancia política, a un proyecto extranjero, en abierta violación al marco jurídico existente, según el Art. 328 de la CNRBV, ha resultado en la más grave violación a la soberanía nacional, así como a la prevalencia de la adulancia y la mediocridad, como única forma de ascender en la Institución, por encima de la capacidad y los méritos del personal profesional de la FANB.

No obstante, las FANB se encontrarán, este 14-A con el pueblo en la calle, buscando en forma pacífica, la salida a la actual crisis política.

Bolívar decía: ¡Maldito el soldado que levante sus armas contra el pueblo! Hoy sus hijos decimos: ¡Maldito los que se roban los votos del Pueblo!

Tenemos un presidente inconstitucional, urgido de legitimarse jurídicamente y que intentará, nuevamente torcer la voluntad popular y lo hará con la ayuda del CNE, la milicia, el TSJ, la AN, los colectivos y el Poder Moral.

Nosotros, los abajo firmantes, nos dirigimos a los venezolanos y a la comunidad internacional para denunciar e informar lo siguiente:

1. Desde hace diez años y auspiciado desde el gobierno, el sistema electoral venezolano ha sufrido la injerencia del régimen castro-comunista.

2. Las consecuencias de la intervención de ese gobierno dictatorial cubano han sido nefastas para el país, porque han creado un dique que busca impedir el cambio pacífico que todos los venezolanos anhelan a través de la celebración de elecciones auténticas.

3. Este sistema electoral ha permitido al régimen castro-comunista, tergiversar una y otra vez la voluntad de los electores, mediante un REP inauditable, un sistema automatizado no confiable, una normativa acomodaticia, la coacción del elector y un sinnúmero de vicios e irregularidades.

4. Ha sido notoria la subordinación del presidente inconstitucional y todos los poderes públicos al régimen cubano, cuando todos observamos sus continuos viajes a La Habana durante los meses de diciembre, enero, febrero y marzo.

5. Estudiantes, trabajadores, Diputados, ONGs, técnicos electorales, profesionales universitarios, políticos y militares retirados, en suma, la sociedad civil, han exigido constantemente, condiciones para que la elección sea transparente y por tanto, que sus resultados sean aceptables para las partes. Mención muy destacada merecen nuestros valientes estudiantes, brutalmente agredidos en la Plaza La Castellana, que a riesgo de sus vidas defienden nuestro derecho de elegir libremente, han traído para todos los venezolanos decentes, la conciencia y el espíritu inmortal de las luchas estudiantiles en contra de todas las dictaduras del mundo, y en particular de la sofisticada versión llamada Socialismo Siglo 21. ¡Y ellos, en estas horas decisivas, deben contar con el apoyo decidido de todos los venezolanos!

6. Hoy debemos mirar al CNE con la frente en alto, y decirle al unísono que elimine las trabas que impiden al elector votar sin coacción y libremente, respetando nuestro derecho humano a unas elecciones autenticas como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Art. 21. No puede ser que los resultados arrojados por las máquinas estén por encima de la voluntad de los electores, expresada en las boletas de votación, y confirmada al momento del escrutinio público de todos los votos, y no solo de un porcentaje extraño de ellos. En consecuencia, exigimos:

a.- La inmediata eliminación de las maquinas de captura de huellas y el Sistema de Información al Elector, que coartan la libertad del voto;

b.- El conteo absoluto de todas las boletas de votación;

c.- Que el 15 de abril se constituya un Comité de Auditoría Integral de los cuadernos de votación, para que de manera profesional e independiente se evalúe cuántas personas votaron sin tener la cualidad legal de ser electores válidos, o porque no existen, o porque no hay documento legal certificado que los identifique como venezolanos, o porque su huella digital existe en más de un cuaderno electoral.

Estos son requisitos fundamentales para reconocer como válidos los resultados que arroje este proceso electoral a lo largo y ancho del país.

7.- El candidato Capriles ha dado un primer paso al haber denunciado directa y públicamente la existencia de planes del gobierno para violentar la soberanía del pueblo de elegir a sus gobernantes. Hacemos votos para que se una al clamor popular por elecciones auténticas, único camino para defender los votos del pueblo y el tan necesario cambio pacífico que anhelamos todos los venezolanos.

Los próximos días serán de obligada meditación, para acumular las energías que se requerirán para dar la gran batalla por elecciones auténticas desde la primera hora del domingo 14 de Abril.

Es un deber moral de los electores restablecer el carácter democrático de las elecciones.

Y es un deber histórico, de aquellos que aspiran al voto popular, dar el primer paso en esta gesta que nos convoca.

Por un voto libre, que elija de verdad