Dejan en libertad a implicados en caso de armas de fuego en Core 8

(Foto Archivo)

Cinco de los seis implicados en el hallazgo de armas y municiones de guerra en el sector Las Casitas, de Core 8, fueron puestos en libertad en la audiencia celebrada el miércoles. Edward Ignacio Mujica, alias el Nacho, es el único que no recibió la boleta de excarcelación, por lo que permanecerá en la cárcel de Vista Hermosa. Así lo destacó el diario Correo del Caroní.

Germán Dam V.

En una audiencia especial celebrada la tarde de este miércoles, les fue otorgada libertad plena y sin restricciones a cinco de los jóvenes detenidos el pasado 18 de febrero tras un allanamiento en Las Casitas del Core 8, practicado por la Policía científica (Cicpc), en el que se hallaron armas y municiones de guerra.

Los beneficiados por la medida fueron: Carlos Pulido, Augusto César Franceschi, Luis Figuera, Rolando Romero y Ramsés Andrade. “Edward Ignacio Mujica, mejor conocido como el Nacho, es el único que no fue beneficiado, pues permanecerá en Vista Hermosa a la espera de la audiencia de presentación”, comentó una fuente tribunalicia.

Al finalizar la audiencia los cinco jóvenes retornaron a sus casas. Ayer en la mañana asistieron al Palacio de Justicia de Ciudad Guayana para retirar las boletas de excarcelación. Se espera que en las próximas horas, o días, ellos y sus familias se pronuncien y ofrezcan mayores detalles de lo ocurrido.

Fin de un sufrimiento
A la semana del procedimiento, familiares, amigos y vecinos de Carlos, Augusto, Luis, Rolando y Ramsés, se pronunciaron contra la medida tomada por el Tribunal 4º de Control. Aseguraban que los jóvenes no guardaban relación con las armas encontradas y que se trataba de una injusticia.

En diversas manifestaciones aseguraron que los muchachos fueron llevados al Cicpc en calidad de testigos y que luego fue que se enteraron que estaban detenidos. “No son delincuentes (…) su único delito es vivir en la calle donde encontraron esas armas”, era la frase que más repetían los allegados de los cinco jóvenes.

Siempre contaban que el día del procedimiento Ramsés, Carlos, Luis y el adolescente estaban reunidos acomodando el sonido del carro de Rolando y que a Augusto, funcionario de Patrulleros de Caroní, lo involucraron porque uno de los muchachos fue a pedirle un destornillador. Su único error fue pararse cerca de la casa de el Nacho.