El cajón peruano llenó de ritmo y baile la Plaza Mayor de Lima

EFE

El cajón peruano, un instrumento musical de percusión creado por los esclavos negros traídos de África durante el virreinato, vibró este sábado al compás de más de 1.200 cajoneros que llenaron de ritmo y baile la Plaza Mayor de Lima, constataron periodistas de la AFP.

El espectáculo reunió a cientos de personas, incluidos turistas extranjeros que, atraídos por su ritmo pegajoso, se sumaron a una fiesta popular en el centro de la capital peruana.

La actividad artística se realizó como parte del festival Internacional del Cajón que se celebra anualmente en abril con conciertos, conferencias, muestras de video y clases magistrales en centros culturales.

“Hoy nos hemos reunido aquí 1.524 cajoneros, que es el mayor número reunido en esta gran fiesta”, dijo Rafael Santa Cruz, músico, intérprete e investigador de este instrumento, cuyo origen se remonta al siglo XVI.

“De esa forma vamos a batir un nuevo récord Guinness”, añadió en medio del ensordecedor ruido de los cajones, en manos de niños, jóvenes y adultos de ambos sexos que llegaron hasta la plaza principal de la ciudad.

Desde un escenario levantado frente a la sede de la Municipalidad de Lima grupos musicales danzaban y alegraban el ambiente con lemas como “muévete cuando suena el cajón”, “gózalo, gózalo” y “al cajón peruano ponle corazón”.

Ritmo y sabor

“Aquí hay mucho ritmo y sabor”, dijo una joven salvadoreña que se identificó como Carmela Arias, secundada por un canadiense que dijo llamarse Patrick que comentó “dan ganas de bailar”.

El cajón peruano, declarado Patrimonio Cultural de la Nación, es una caja de madera, sobre la cual se sienta el intérprete, que al ser golpeada con la palma o los dedos produce variadas sonoridades que suelen acompañar los ritmos negros, generalmente contagiosos y que forman parte del folklore de la costa de Perú.

El instrumento tiene su origen en la época de la dominación española, cuando la población de origen africano llegó a tierras peruanas en condición de esclavitud y empezó a hacer música en grupo, acompañándose de simples cajones de madera, según historiadores afroperuanos.

Con el paso de los años el cajón, ya sea de cedro o caoba, se convirtió en el instrumento de percusión principal de muchos aires musicales peruanos conocidos como zamacueca, festejo, landó y marinera, entre otros, en que el cajón se acompaña por toque de guitarras y hasta con quijada de burro, otro instrumento de percusión que al ser palmoteado emite un sonido particular con sus piezas dentales.

Los investigadores de este instrumento de percusión defienden su origen peruano y rechazan versiones que pretenden darle al cajón peruano un origen español.

“El cajón es un elemento real y vital de la resistencia de los afroperuanos”, sostiene Santa Cruz, su principal promotor en Perú. AFP