El Papa crea un grupo de cardenales para que le aconsejen y revisen la Curia

El papa Francisco ha constituido un grupo de ocho cardenales, procedentes de los cinco continentes, para que le aconsejen en el Gobierno de la Iglesia y para que estudien un proyecto de revisión de la Curia Romana.


En un comunicado de la oficina de prensa del Vaticano, se explica que la iniciativa del papa argentino surge después de las sugerencias manifestadas durante las Congregaciones generales precedentes al cónclave.

Este Consejo de cardenales ha sido constituido “para aconsejarle en el Gobierno de la Iglesia universal y para estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica Pastor bonus”, promulgada por Juan Pablo II en 1988 y que regula la composición y competencias de los distintos dicasterios y organismos que forman la Curia Romana.

El grupo estará formado por cardenales representantes de los cinco continentes comenzando por el Gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano, el cardenal italiano Giuseppe Bertello.

También se encuentran el arzobispo emérito de Santiago de Chile, el cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa; el arzobispo de Bombay, Oswald Gracias, el arzobispo de Munich, Reinhard Marx y el arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya.

La lista se completa con el arzobispo de Boston, Sean Patrick O’Malley, uno de los cardenales más comprometidos en la lucha contra los curas pederastas, así como el arzobispo de Sydney, George Pell.

El arzobispo de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, tendrá la función de coordinador y el obispo de Albano, Marcello Semeraro, será el secretario de este Consejo.

La primera reunión se celebrará los próximos días 1 y 3 de octubre y el Vaticano señala que el papa está realizando los primeros contactos con estos cardenales.

Con la creación de este Consejo de cardenales, Francisco “ha querido dar una señal y mostrar que ha recibido las sugerencias que se habían manifestado en las Congregaciones anteriores al cónclave”, destacó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, tras el anuncio. EFE