Pérdidas por más de 500 millones de bolívares por el cierre de la frontera

La paralización de la actividad  productiva y económica del  eje fronterizo por  causa del cierre de los puentes  internacionales de San Antonio y Ureña, causará pérdidas  económicas  superiores a los 500 millones de bolívares,  estimó el  presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Ureña,  Isidoro Teres. lanacion.com.ve

(foto lanacion.com.ve)

“Evidentemente que son perjuicio y consecuencias de mucha naturaleza, no solamente la pérdida económica   por la disminución de la actividad  productiva. Nosotros calculamos que en el eje fronterizo San Antonio Ureña,  por los seis días de paralización, las  pérdidas económicas van a superar las  500 millones de bolívares, y  eso se agrega a  las dificultades  diarias por los cortes de energía  eléctrica,  dificultades para la obtención de materias primas”.

“Es toda una cadena de hechos adversos  que viene  a perturbar y disminuir  el producto interno bruto del Táchira,  porque  no es  solamente el sector productivo el que se está viendo afectando,  también  el sector  servicios, que en el estado es uno de los rubros más importantes”, agregó el presidente del gremio.

El cierre de la frontera  ejecutado  por el  Gobierno nacional,  como medida  de seguridad  por las elecciones presidenciales de este domingo,  ha causado la desolación del comercio,  la  industria y las empresas  prestadoras de diferentes  servicios de  San Antonio y Ureña.  Las industrias están paralizadas  por la  alta dependencia que  tienen de los trabajadores  colombianos, quienes durante estos días  no  han  podido cruzar la frontera para venir a trabajar.

Dijo que la cuantificación que están haciendo es solamente la  referida a las pérdidas directas  de los sectores productivos y de servicio de la frontera,   pero no  han cuantificado las pérdidas  del comercio  binacional que  fluye entre Colombia y Venezuela. Ahí se está causando pérdidas a ambos lados  por la paralización de las operaciones de importación y exportación.

Teres  agregó que  ven con mucha preocupación que, por un lado, “se plantea  relanzar, potenciar la producción de los municipios fronterizos y, por otro lado, se le paraliza con  el  cierre de la frontera,  por seis días, algo que es inaudito.  Evidentemente que  las  autoridades no piensan en las consecuencias  económicas y sociales. Además,  ese cierre  causa un problema humanitario,  porque hemos podido conocer  de muchos casos  de  gente con problemas de salud o  que requieren  tratamiento médico,  parientes de personas  fallecidas,  estudiantes,  ambulancias,  pasajeros  en tránsito, que no han podido  cruzar la frontera”.

El cierre del paso por  los puentes ha truncado  la vida  normal  al ciudadano de frontera,  sin medir ninguna consecuencia. “Eso  realmente es algo que  lo tendrán que explicar mejor las autoridades, porque  no entendemos cuál  sería la  razón poderosa  para paralizar durante  seis  días a  una población  que,  por la parte venezolana,  es de más de 200 mil personas, quienes tienen una incidencia directa con la parte colombiana”, dijo finalmente.