Puerto Rico da protección a la mayor especie de tortugas en el mundo


El gobernador de Puerto Rico firmó el sábado una ley que protege una amplia franja de terrenos a lo largo de la costa noreste, que es una zona clave de desove para la mayor especie de tortugas del mundo.

La ley pone fin a una batalla de 15 años librada por ambientalistas y personalidades del mundo del espectáculo, como Benicio Del Toro, contra urbanizadores que querían construir hoteles, campos de golf y residencias de lujo en un área rodeada de palmeras y aguas color de turquesa.

“Esto es muy alentador”, dijo Angie Colón, funcionaria de un grupo activista sin fines de lucro que luchó por preservar los terrenos. “Todavía estoy digiriendo que es una realidad”.

La zona, conocida como el Corredor Ecológico del Noreste, abarca más de 1.200 hectáreas (2.900 acres) de frondosa vegetación y playas impolutas que son la zona de desove de la tortuga cardón (Dermochelys coriacea), que está protegida por las leyes federales de Estados Unidos por ser una especie amenazada. En la zona también está una popular bahía bioluminiscente en que microorganismos emiten una luz azul en la oscuridad cuando se mueven.

El corredor de 21 kilómetros (13 millas) también cuenta con todos los ecosistemas de la isla, desde un bosque seco subtropical hasta otro de tipo húmedo tropical, denominado El Yunque, el único en el sistema federal estadounidense de bosques. La zona protegida cuenta con más de 861 especies de flora y fauna, entre ellas 50 que son endémicas o están amenazadas. Los científicos observaron recientemente un ave grande color marrón, conocida como carrao, que fue vista por última vez a finales de los años 50.

La región ha sido desde hace mucho un punto de disputa entre urbanizadores, funcionarios del gobierno y ambientalistas.

El ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá trató de proteger la zona hace varios años, pero algunos senadores rechazaron el proyecto. Como resultado, Acevedo emitió una orden ejecutiva en 2007 que la declaró prohibida para todos los proyectos de urbanización, excepto los que fueran positivos desde el punto de vista ambiental.

Posteriormente, Acevedo fue derrotado por Luis Fortuño, quien emitió una nueva orden para permitir la urbanización a gran escala en terrenos al norte del bosque tropical El Yunque. Fortuño tuvo el respaldo de otras autoridades, como alcaldes locales que trataban de abrir la zona a la urbanización para generar empleos e impulsar la economía.

En años recientes los urbanizadores han presentado planes para construir dos grandes hoteles, cuatro campos de golf y 4.000 casas de lujo. Sin embargo, ninguno de los proyectos ha recibido autorización.

El gobernador Alejandro García Padilla dijo que la promulgación de la ley reconoce el respeto que merece esta reserva natural.