Renunció primer ministro palestino

Foto: AFP

El primer ministro palestino, Salam Fayyad, presentó este sábado su renuncia después del pulso mantenido con el movimiento nacionalista Fatah del presidente Mahmud Abas y cansado por el esfuerzo de los últimos años en los que intentó que un Estado palestino viable viera la luz, reseñó AFP.

El presidente Abas aceptó la dimisión de su primer ministro, con quien discrepaba sobre la renuncia del ministro de Finanzas, indicó el sábado por la noche la agencia oficial Wafa.

Sin embargo, Abas dio instrucciones a Fayyad, un economista independiente muy criticado por Fatah, para que se encargue de gestionar los asuntos cotidianos a la espera de la formación de un nuevo gobierno.

“Fayyad se reunió con Abas durante media hora en la sede de la presidencia en Ramala, en Cisjordania, y le entregó oficialmente su carta de renuncia”, dijo un alto responsable que pidió el anonimato.

Fayyad, que acaba de cumplir 61 años, ya había expresado su intención de dejar el cargo. “Fayyad aseguró que no permanecería al frente del gobierno, incluso aunque se lo pidieran”, afirmó a la AFP otro responsable palestino.

Hamas, que controla la Franja de Gaza desde que en junio de 2007 expulsó de este territorio a Fatah, lo que condujo a Abas a destituir al gobierno dominado por el movimiento islamista para nombrar a Fayyad primer ministro de la Autoridad Palestina, atribuyó esta dimisión a “divergencias internas de Fatah”.

“Fayyad abandona el gobierno después de haber acribillado a nuestro pueblo a deudas y Fatah tiene que asumir la responsabilidad porque es él quien le impuso desde el principio”, declaró a la AFP Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamas.

“Este acontecimiento no está relacionado con el caso de la reconciliación palestina”, estimó el portavoz y reafirmó que Hamas estaba dispuesto a aplicar el acuerdo de reconciliación con Fatah firmado en 2011 en El Cairo.

“Injerencia” estadounidense

Los dirigentes israelíes no hicieron ninguna declaración oficial al respecto.

Las discrepancias entre Abas y Fayyad se centran oficialmente en la dimisión, el pasado 2 de marzo, del ministro de Finanzas, Nabil Qasis, aceptada por el primer ministro pero rechazada por el presidente.

La semana pasada, el Consejo Revolucionario del movimiento nacionalista Fatah, de Mamud Abas, criticó “la política del gobierno palestino (de Fayyad) marcada por la improvisación y la confusión en varios asuntos financieros y económicos”.

Antes del nombramiento de Qasis, en mayo de 2012, la cartera de Finanzas estaba en manos de Fayyad, un independiente, que la ejercía en paralelo a sus funciones como jefe de gobierno.

El viernes por la noche, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, contactó por teléfono al presidente Abas para pedirle que resolviera la crisis con su primer ministro, según fuentes oficiales palestinas.

El jueves, Washington había indicado que Fayyad, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos, no dimitiría. Los dirigentes de Fatah consideraron esta declaración como una “injerencia”.

La dimisión de Fayyad, considerado por la comunidad internacional como un hombre que podría edificar las instituciones de un futuro Estado palestino, podría poner en riesgo el acuerdo para promover el desarrollo económico en Cisjordania, anunciado por John Kerry tras reunirse con responsables israelíes y palestinos.

Kerry rechazó el martes una reanudación rápida de las negociaciones de paz tras una visita de tres días a Israel y los Territorios Palestinos, insistiendo en la necesidad de desarrollar un trabajo de fondo para que tengan una oportunidad de dar resultados. AFP