Eddie Ramírez: Indoblegables

Por lo menos la mitad de los venezolanos no nos doblegamos ante el totalitarismo siglo XXI. Seguiremos en la lucha  hasta recuperar  a Venezuela de las manos de  mentirosos  inescrupulosos que violan la Constitución y las leyes. Los resultados del domingo, al igual que los de elecciones anteriores,  no reflejan la verdadera voluntad   de los votantes. No pueden reflejarla porque quienes ejercen el gobierno han utilizado todo el poder del Estado para coaccionar directa o indirectamente a los electores.  Las marramucias electorales del régimen son evidentes e inaceptables.

Estamos conscientes  de que el oficialismo todavía  cuenta con millones de adeptos, pero ni los rojos, ni los demócratas conocemos a ciencia cierta cuántos son. Para ello habría que restar los miles de empleados públicos que acudieron amedrentados a las urnas por el temor de que las máquinas identificaran su voto. También hay que restar otros miles que integran las Misiones o que cursan estudios en las universidades bolivarianas, a quienes les inculcaron que perderían esos beneficios si Capriles  ganaba. Así mismo los miles de venezolanos en el exterior a quienes se les negó el derecho al voto.

Lo que sí sabemos es que por lo menos siete millones trescientos mil venezolanos no aceptamos la imposición de un régimen castro-comunista.  No menos de la mitad de los votantes somos indoblegables en la defensa de la democracia. A pesar de todas las presiones, no cejaremos en nuestro empeño en tener un país sin pobreza, como resultado de la creación de empleos por el sector privado y del aumento de la producción y productividad en todas las áreas de la economía. Un país en el que sus ciudadanos tengan la garantía de una justicia imparcial. Un país en el que  a nadie se margine por pensar diferente. Un país sin prisioneros políticos, ni exiliados. Un país con elecciones transparentes.

En caso de que el sesgado CNE ratifique los resultados anunciados, nos esperan tiempos difíciles. Maduro intentará  seguir por el camino equivocado,   insistiendo en que las fallas de electricidad y la declinación petrolera son consecuencia de sabotajes. Pretenderá continuar con las presiones a los medios de comunicación, con el acoso al  sector privado, con las violaciones a los derechos humanos y con la permisividad a los “colectivos” armados.

Afortunadamente, para contrarrestarlo, hoy contamos con un claro liderazgo en Henrique Capriles y una  sociedad que no se doblega. Agradecemos a Capriles su excelente campaña, así como a Ramón Guillermo Aveledo y a todo el Comando Simón Bolívar. Quienes desde la oposición intentaron descalificarlos tildándolos de colaboracionistas deberían pedir disculpas.  El 14 de abril la “revolución” perdió el  impulso inercial que  heredó de Chávez e inició su declive. Por ello hay motivos para estar optimistas. Maduro no resolverá los problemas que aquejan a los ciudadanos y quienes votaron por él, acatando las instrucciones de quien no está, pronto iniciarán reclamos. Seguimos presentes y comprometidos.

Como en botica: Inaudito que el mayor general Barrientos “amonestara” a los medios, cuando eso compete al CNE. Gracias a nuestros compatriotas en el exterior que hicieron grandes sacrificios para votar. ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]