EEUU no entiende la rapidez con la que se proclamó a Maduro

(Foto Archivo)

Estados Unidos dijo este martes no entender la premura con la cual fue proclamado oficialmente Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, sin un recuento de votos exigido por la oposición, y dijo no estar listo aún para pronunciarse sobre los resultados del domingo.

Asimismo, hizo un llamado a “todos los venezolanos a abstenerse de hechos violentos en este momento”, según señaló en rueda de prensa un portavoz del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, en momentos en que las protestas tras las elecciones han dejado siete muertos.

La decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) “de declarar a Maduro como el ganador antes de un recuento de todos los votos es difícil de entender”, señaló Ventrell, quien recordó que Estados Unidos consideraba la auditoría “prudente y necesaria”.

Las autoridades del CNE, que proclamaron el lunes a Maduro como ganador de las elecciones del domingo pese a que la oposición no reconoce los reñidos resultados, “no han explicado por qué tomaron esa decisión con tanta rapidez”, dijo Ventrell.

Al ser preguntado sobre si Estados Unidos estaba preparado para felicitar a Maduro tras haber sido proclamado, Ventrell respondió: “Aún no estamos en ese punto”.

“Hemos tenido nuestras preocupaciones, y muchos otros, incluidos la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, también han tenido preocupaciones” sobre las elecciones y han respaldado una auditoría, dijo Ventrell.

Un funcionario del gobierno que pidió no ser identificado dijo que Estados Unidos no quería adelantarse a la oposición al sentar una posición.

“Tenemos que darles un espacio para que hagan oír su voz”, dijo el funcionario.

Maduro, delfín del presidente Hugo Chávez fallecido por un cáncer en marzo, fue electo con 50,75% de los votos contra 48,97% del líder opositor Henrique Capriles, que ante la estrecha diferencia exigió el recuento de todos los sufragios.

Estados Unidos reconoce el derecho de las personas a protestar pacíficamente, pero “déjenme ser muy claro: la violencia no tiene cabida en un proceso electoral”, subrayó Ventrell.

Estados Unidos seguirá en consultas con la OEA, la UE y sus socios regionales con respecto a Venezuela, agregó.

Estados Unidos y Venezuela mantienen tirantes relaciones desde que Chávez llegó al poder en 1999 y carecen de embajadores desde 2010.