Estudiantes se encadenan frente al CNE de Táchira

(Foto Archivo)

Las calles de la ciudad de San Cristóbal y de algunos municipios del Táchira fueron tomadas el día de ayer por estudiantes, políticos y miembros de la sociedad civil para exigirle al Consejo Nacional Electoral el conteo del 100% de los votos, y que la rectora Tibisay Lucena le diga la verdad al país sobre los resultados de los comicios presidenciales del pasado 14 de abril.

La concentración inicial en la capital tachirense inició a las 10 de la mañana en el Obelisco de los Italianos, desde donde los estudiantes y miembros de la sociedad civil gritaban consignas expresando su molestia por el presunto fraude electoral ocurrido en Venezuela. Mientras unos gritaban “fraude”, “no tenemos miedo”; un grupo de unos 30 jóvenes destruyeron la polémica valla de Chávez y Nicolás Maduro ubicada diagonal al Obelisco. Al bajarla la extendieron en el piso para que sirviera de “alfombra” a los vehículos que por allí transitaban.

Minutos después, un grupo antimotines de la Policía del estado Táchira llegó a una cuadra cerca de la zona, a donde se trasladaron los protestantes, quienes de manera pacífica les explicaron sus peticiones, logrando que los funcionarios se retiraran del lugar. Posteriormente los protestantes se fueron caminando a la sede del Consejo Nacional Electoral ubicada en Barrio Obrero, en donde fueron recibidos por un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes inicialmente les trancaron el paso, pero a los pocos minutos los dejaron ingresar. Una vez estaban frente al ente regional electoral se escucharon consignas como: “pueblo escucha, únete a la lucha”, “no tenemos miedo”, “paro nacional”, “ya cayó, ya cayó, este Gobierno ya cayó”, “auditoría”, “Capriles, amigo, el pueblo está contigo”, “Nicolás, Nicolás, no te vistas que no vas”, “Guardia escucha únete a la lucha”, “queremos el conteo, no tenemos miedo” y “Guardias cobardes, no apoyen más el fraude”.

Una gran bandera tricolor se extendió a lo largo del público asistente, frente a la mirada de funcionarios castrenses quienes sólo se encargaron de resguardar las instalaciones del CNE. Unas dos horas después, 30 estudiantes se encadenaron en el lugar y no se retirarán hasta conseguir su cometido.

Más información en el Diario de Los Andes.