Se mantiene búsqueda de sobrevivientes tras explosión en Texas

Publicado en: Actualidad, Internacionales

Foto: EFE

Grupos de socorro mantuvieron el jueves una intensa actividad en el poblado de West cerca de Waco (Texas, centro-sur de EEUU) devastado tras la poderosa explosión en una planta de fertilizantes cuya onda expansiva dañó numerosas viviendas y habría provocado hasta 15 muertos y más de 160 heridos.

Los bomberos continuaron revisando las viviendas del lugar puerta por puerta en este poblado de 2.800 habitantes, en búsqueda de potenciales víctimas.

La explosión la noche del miércoles provocó una bola de fuego de unos 30 metros de ancho que luego dio paso a una nube en forma de hongo, según testigos. Los expertos la comparan con un sismo de magnitud 2.1.

El presidente Barack Obama ofreció sus plegarias y las de la nación a la población de West, hogar de una pujante comunidad checa, emigrada a fines del siglo XIX.

“Una comunidad muy unida ha sido sacudida, y gente buena y trabajadora perdió la vida”, lamentó el mandatario, que ofreció la asistencia de la agencia federal de emergencias (FEMA).

Gran parte de West fue evacuada y el gobernador de Texas, Rick Perry confirmó que las escuelas locales permanecerán cerradas por el resto de la semana.

El balance de la explosión “es estimado por el momento entre cinco y 15 muertos”, dijo a la prensa el sargento Patrick Swanton, aunque subrayó que esa cifra podría aumentar con las horas.

Swanton informó también que más de 160 personas habían sido tratadas en los tres hospitales de la región por presentar heridas de diversa entidad.

El papa Francisco llamó este jueves a unirse a él en la oración por las víctimas de esta explosión. En un mensaje en la red social Twitter escrito en inglés para sus más de cuatro millones de seguidores en el mundo, el Papa escribió: “les ruego que se unan a mí en la oración por las víctimas de la explosión en Texas y por sus familias”.

La calidad del aire debido al humo potencialmente tóxico que se desprende del lugar del siniestro seguía siendo una de las principales preocupaciones, según Swanton, quien afirmó que en función de los vientos se podría disponer de nuevas evacuaciones de pobladores de la zona.

Teresa Wallace y su sobrina pudieron evitar lo peor de la explosión, pero sin embargo recibieron la orden de evacuar su domicilio antes del amanecer. “La puerta del garaje y la chimenea hicieron implosión, pero permanecimos en el interior hasta que la policía vino a golpearnos la puerta”, señaló la mujer.

Ella y su sobrina abandonaron su domicilio con apenas lo puesto para alojarse en una de las últimas habitaciones disponibles en un hotel de la esquina de su casa. Wallace se dio cuenta en el lugar que no tenía consigo su carné de identidad ni sus tarjetas de crédito. Un desconocido pagó la cuenta por ella.

“West es una buena ciudad, los vecinos se ayudan unos a otros. Deberemos ayudarnos mutuamente para superar esto”, añadió.

Escuelas cerradas jueves y viernes

Las escuelas han sido cerradas este jueves y el viernes, anunció a la AFP la comisaria Marty Crawford, precisando que “el colegio actualmente está en llamas”.

El estallido se produjo en una fábrica de fertilizantes el miércoles hacia las 20H00 (01HOO GMT del jueves), indicó telefónicamente a la AFP el portavoz de los bomberos Don Yeager, precisando que el origen aún no ha sido establecido.

“La explosión provocó el incendio de estructuras adyacentes a la fábrica”, agregó.

El siniestro ocurrió dos días después del atentado perpetrado en la meta de una maratón en Boston (noreste) que dejó tres muertos y más de 180 heridos.

“Es una escena de devastación”, dijo por su lado Patrick Swanton, de la policía de Waco, subrayando que se desconoce el origen del incendio y que era imposible a esta altura decir si se trata de un accidente o de un acto criminal.

Dentro de la fábrica había grandes cantidades de amoniaco potencialmente volátil.

En 2012, la compañía fue multada con 10.100 dólares por etiquetar mal sus tanques de carga y no tener un plan de seguridad adecuado.

“Terminé tirada en el piso”

Según la prensa local, las ventanas de las viviendas en los alrededores estallaron por la onda expansiva.

“Terminé tirada en el piso. Es como si hubiesen levantado la carretera”, relató a CNN Cheryl Marich, cuya casa fue destruida.

Otro testigo, Bill Bohannan, contó al Waco Tribune-Herald que “cada vivienda en unas cuatro calles alrededor fue afectada”.

Crystal Anthony, quien integra la junta del distrito escolar de West, dijo que ella y su hija fueron “arrojadas” al piso por la fuerza de la explosión a pesar de que estaban a varias cuadras de la planta.

El próximo viernes se cumplen 20 años de la muerte de más de 80 personas en Waco como resultado del asalto de las autoridades contra el rancho de la secta de los Davidianos.

,

Comments are closed.