Las 12 mil cajas de Tiby

FOTO Henry Tesara/ AVN

Luego de la agotadora espera no solo física sino psicológica por el CNE, finalmente el Directorio de ese organismo se dignó a contestarnos a todos los venezolanos.

Por Luis Manuel Aguana

En su alocución la Presidente del CNE nos indicó que nos concederían la gracia de abrir algunas cajitas para preservar la paz entre los venezolanos. No que tenemos el derecho de contar nuestros votos como Dios manda, ni que el candidato que nos representa tiene el legitimo derecho del reconteo, sino que lo que recibimos fue la “graciosa” concesión de una “auditoria” mas, NO DE UN RECONTEO DEL 100% VOTOS, tal y como se le solicitó al CNE y así entendió el país nacional y el mundo.

Solo por esa razón la negativa debió se rotunda. Se puede entender la postura del candidato de aceptar la apuesta con un tramposo para hacer distensión en un país a punto de explosión. Pero de ninguna manera eso logrará que el país se calme porque estamos tratando con delincuentes. Solamente el oír las declaraciones facistas de la gente de la Gobernación del Zulia o la exclusión a golpes de los Diputados opositores de la Asamblea Nacional dan cuenta de cómo vienen los tiros con el CNE.

Pero veamos la propuesta: Se contarían diariamente 400 cajas hasta completar 30 días del grupo no auditado del 46%, todas estas escogidas al azar por este CNE. Tiby dijo “Hemos acordado… ampliar la auditoria de verificación ciudadana en su fase 2 … sobre el 46% de las cajas de resguardo que no fueron auditadas el día de la elección” (ver noticia en http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=959473).

¿Qué en verdad significa eso? En primer lugar, de acuerdo a los números suministrados por el mismo CNE el porcentaje real que sería auditado no era el 54% sino el 52,98%, lo que nos deja el 47,02% no auditado, no el 46% de acuerdo a la cuenta de Tiby y aun así el 46% de las 39.018 cajas de resguardo son 17.948 cajas. De esas se escogerían 12.000 para ser revisadas. Esto es aproximadamente el 30.75% del total. En un país normal, no bizarro como este, revisar poco más de 30% de las cajas al azar debería poder demostrar que se ganó o perdió una elección. Sin embargo el CNE astutamente coloco las sardinas de su lado. Veamos:

No se revisarían de ninguna manera el 54% restante porque supuestamente la oposición hizo la Verificación Ciudadana de ese porcentaje. Nada más alejado de la realidad. Todavía desconocemos cuantas Verificaciones se hicieron el 14A porque la gente del Comando Simón Bolívar no ha dado esas cifras. De acuerdo a la representante de CSB ante el CNE, Liliana Hernández, nunca se han realizado más del 12% de Verificaciones Ciudadanas desde que esta figura existe. Esto es, que en el mejor de los casos, nunca hemos contado más del 12% de los votos. Esto le deja al oficialismo un margen del 88% para la trampa en cajas no abiertas durante la elección.

Por otro lado, precisamente en ese 54% que no se abrirá se hallan los centros de una sola mesa (5.577 Centros de acuerdo a la información que manejamos) que siempre, en su mayoría, estuvieron fuera del alcance opositor por estar ubicados en refugios y en zonas de alta peligrosidad. Casi el 40% de los centros electorales es de una sola mesa y los mismos tienen casi el 9% de la población electora (ver Elección Presidencial en Venezuela 2012 – ESDATA Informe Febres-Márquez, Página 7 en http://esdata.info/pdf/EP_2012_Febres-Marquez.pdf). Estas cajas NO SERAN TOCADAS porque supuestamente fueron “auditadas” por la oposición. Eso tampoco lo sabemos porque el Comando Simón Bolívar no ha informado al país cuales mesas efectivamente fueron cubiertas por nuestros testigos y en consecuencia si fueron auditados Centros de una Mesa.

Hasta no saber en cuales Mesas fueron realizadas las Verificaciones Ciudadanas y en cual proporción, decir que se realizará una escogencia favorable dentro “46% restante” es en la práctica una completa falacia tropical y un engaño a la población.

Pero lo mejor lo tiene el CNE guardado. En la escogencia de esas 12.000 cajas de Tiby no participará la oposición como nunca ha participado en ninguna escogencia de “auditoria” que hace el organismo, porque las auditorías que hace el CNE son controladas. Las cajas las ponen ellos y se acepta o no se acepta. Esa es la mamarrachada de las “auditorias” del CNE. No participarán tampoco los testigos que estuvieron presentes durante el proceso de esas mesas y que pusieron sus firmas en esas cajas, ni el pueblo venezolano. La cuenta la harán a puertas cerradas.

Sin embargo nuestro candidato aceptó extrañamente a pesar de todo esto, que saben perfectamente los técnicos que lo asesoran y que se encontraban muy sonrientes durante su alocución. Ya desde temprano habíamos advertido (ver Alerta a la Sociedad Democrática en http://www.gainzaedmat.blogspot.com/2013/04/urgente-alerta-la-sociedad-democratica.html) que estaba en curso una negociación entre los Comandos para llegar a un acuerdo. En lo personal creo que no se deben realizar acuerdos con los votos de los venezolanos y por eso exigimos el conteo abierto del 100% de las boletas, contrastadas con Cuadernos y Actas. Sin embargo, no habían pasado ni 5 minutos de cerrar Tiby de dar su declaración cuando el candidato dio la suya. Eso le da mucho que pensar a los venezolanos.

Aquí pudieron haber pasado dos cosas: a) los técnicos del Comando Simón Bolívar convencieron al candidato de que con 12.000 cajas abiertas podían demostrar que se ganó la elección, sin explicarle las condiciones reales sobre las cuales se haría esa “auditoría” o b) hubo una negociación política de mayor nivel en la que sin importar cuál sería el resultado de esa “auditoría”, habría un arreglo que daría como vencedor al candidato Capriles, por supuesto, con los costos correspondientes de por medio, dejando fuera de responsabilidad a Tiby y al chavismo de un MEGA FRAUDE electoral y por eso la alegría del CSB. En este caso yo le diría a Florentino que el que pacta con el Diablo siempre pierde.

En lo personal se me hace difícil de tragar la versión b) viendo el talante honesto del candidato a la población y es por eso que mis amigos del exterior me dicen que terminarán enterrándome en una urna blanca. Por lo que la versión a) se me hace más plausible porque la MUD ha dado un respaldo que nadie ha podido entender a un grupo de técnicos que han demostrado en la práctica ser piezas del oficialismo, como lo hemos denunciado un montón de veces en este blog.

En esta primera versión de la historia tendríamos a un candidato convencido erróneamente de algo que no podrá alcanzar en la práctica porque no hay manera de ganarle una al CNE-Oficialismo en su terreno de “auditorías” técnicas, habiendo de nuevo caído en las trampas del gobierno a través de “nuestra” propia gente.

Sin embargo, una última opción que podría considerarse antes de que comience este show de 30 días, es que el candidato persevere sobre una escogencia de esas 12.000 cajas de Tiby, que representan más de un 30% del total, abriéndolas al azar con la presencia de la Observación Internacional, sobre el universo del 100% y no del 46% como dijo el CNE, haciendo los contrastes de Cuadernos y Actas en acto público, con la presencia de todos los venezolanos en televisión abierta, indicando quienes fueron los testigos de esas Mesas en cada caso. De esta manera esa auditoría si sería real y perfectamente digerible para los venezolanos pero habría que luchar por ella. Creo que todos estamos dispuestos a dar esa pelea y si el candidato la entiende creo que él también estaría dispuesto.

Una cosa si ganaremos los venezolanos, cualquiera que sea el resultado de todo esto: sabremos con certeza cuál es la naturaleza real del desafío que nos puso el destino para enfrentarlo como Dios manda, delatando al mismo tiempo a los verdaderos responsables de esta tragedia griega a la venezolana…