Dell trabaja en PC con forma de pen drive (Foto)

Dell intenta sobrevivir al desplome de los PC con un proyecto secreto llamado Ophelia, un USB que convierte cualquier televisor en un ordenador.

Reinventarse o morir. Con las ventas de los ordenadores desplomándose -a un ritmo del 15% por trimestre-, las grandes empresas de la informática buscan reenfocar su talento para poder competir en un mundo que ahora dominan las tabletas y los smartphones.

Si Microsoft intenta sacudir el mercado con Windows 8 -un sistema operativo que puede utilizarse por igual en PC, tabletas o teléfonos inteligentes- o HP acaba de despedir a su presidente y espera que sus tabletas puedan plantar cara al iPad, Dell quiere volver a brillar con una doble estrategia: dejar de cotizar en Bolsa y presentar un revolucionario aparato llamado Ophelia.
[Te puede interesar: La lenta adopción de Windows 8 y el descenso de ventas de PC, causas de la caída de Dell]
Ophelia es un invento realmente revolucionario: se trata de un minúsculo ordenador, del tamaño de un pendrive, que se conectaría a cualquier pantalla mediante USB y que automáticamente lo convertiría en un ordenador.

Con Ophelia podríamos utilizar cualquier sistema operativo -Windows, Mac OS, Linux, Chrome…- cualquier programa de trabajo -como procesadores de texto, Photoshop o un navegador de Internet- o cualquier videojuego.

Pero no porque Ophelia sea un miniordenador asombrosamente potente, si no porque funciona como una especie de puerta de acceso a la nube. Todos esos sistemas operativos, programas y videojuegos en realidad estarían alojados en los servidores de Dell.
Para usar este invento, solo necesitaríamos una buena conexión a Internet. Su filosofía es similar a los Chromebook, los ordenadores portátiles de Samsung que utilizan los diversos servicios en nube de Google y que están diseñados para estar siempre conectados a Internet.

Ophelia todavía no tiene fecha de salida, aunque en una nota de prensa la compañía promete que estará disponible en el primer semestre de este año (en teoría lo tendríamos que ver en los próximos dos meses).
Tampoco se sabe nada de su precio, pero un ejecutivo de Dell espera que esté entre los 50 y los 100 dólares, una oferta imbatible para un aparato que en teoría puede ser capaz de hacer todo lo que hace el ordenador más potente del mercado, y que además cabe en el bolsillo.

¿Lo único malo? Para usarlo siempre tendremos que estar conectados a Internet.