Miguel Ángel Rodríguez: Se debe ordenar el cese inmediato de persecuciones políticas

El cese inmediato de las persecuciones contra empleados públicos, manifestantes por la revisión electoral, dirigentes políticos de la unidad democrática y las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, debería ser, a juicio del Diputado Miguel Ángel Rodríguez, el primer gesto de intención de diálogo del juramentado Presidente Nicolás Maduro.

Rodríguez señala que los informes del Foro Penal, de Provea, de Cofavic y otros que van conociéndose por vías particulares y las redes sociales, sobre los “tratos crueles” a que son sometidas las personas que estuvieron o que están detenidas por haber ejercido su derecho a manifestar, deben llamar la atención de quien este 19 de abril juró por el derecho a la justicia y a la paz consagrado en la carta magna, para que instruya de inmediato un cese a las hostilidades por razones políticas.

“Estamos plenamente de acuerdo en que las muertes, las lesiones y daños a instalaciones, deben ser investigadas y sancionadas porque nunca promoveríamos la impunidad. Pero no se debe permitir que desde los mandos políticos se enjuicie y se condene generalizadamente por el solo hecho de disentir del pensamiento del gobierno o de protestar y exigir respuestas sobre tantas irregularidades electorales. La persecución y discriminación por motivos políticos también son delitos de lesa humanidad. Y Maduro debe ordenar su cese inmediato”.

El parlamentario señala que trabajadores de empresas petroleras, de electricidad, de las empresas básicas, de gobernaciones y alcaldías y de los distintos ministerios, hacen saber su desespero por las amenazas de retaliación motivada por la alta votación registrada en favor de Capriles el 14 de abril en el marco del sector público y si bien, argumenta, éstos deberían interconectarse y formalizar con más fuerza su denuncia, “el nuevo líder de las fuerzas chavistas tendría públicamente que reaccionar contra vejámenes que se han documentado y publicado, para evitar que su propagación constituya una catástrofe laboral por razones políticas”.

A la expectativa de lo que ocurra con el proceso de revisión electoral al que se ha comprometido el CNE y sobre lo que pudiera pasar el próximo martes en una Asamblea Nacional en la que, dice, han escalado hechos de violencia y de sangre, Miguel Ángel Rodríguez recuerda a Maduro que “no es celebrable disposición a diálogo, cuando de entrada llamas asesino o diablo al interlocutor. En el caso de Henrique Capriles, debe entender  que se trata del claro líder de al menos la mitad de los venezolanos. Ni él, ni nosotros podemos aceptar que en nuestra contra se incite al odio con la precalificación de asesinos o fascistas”.

Cada hora cuenta, dice Rodríguez, tanto para que el Consejo Nacional Electoral defina una auditoría que a los maduristas y a los caprilistas satisfaga para un pronto convencimiento general en torno a los resultados electorales, como para que el juramentado Presidente evite que prevalezca por encima de la democracia, la criminalización y la judicialización de la disidencia. “El pluralismo político y la prevalencia de los derechos humanos, están sellados como valores fundamentales de la República”, recordó.