La economía que agobia a los venezolanos espera por rescate

Archivo

Los 10 años de regulación de precios, sin un sistema claro que permita la revisión y ajuste de los montos de acuerdo con los costos de producción, hizo que se acentuara la escasez y falla de alimentos básicos. Según el Banco Central de Venezuela, la escasez general en marzo fue de 20% y la de alimentos más de 17%. Hay productos que tienen 25 meses sin revisión de precios, mientras que la materia prima nacional e importada, además de envases, mano de obra y otros gastos se han incrementado.

Las empresas afirman que producen a máxima capacidad, pero no cuentan con suficientes divisas para comprar más materia prima importada. La producción agrícola nacional es deficitaria y tampoco pueden distribuir los alimentos con libertad. Recuerdan que hay guías de movilización emitidas por el Ministerio de Alimentación que redireccionan el envío de los productos a determinadas ciudades y regiones, dejando otras con poco o casi nada de inventarios.

“Hay muchas bodegas y clientes en la frontera que no pueden ser abastecidos porque no dan permiso para llevar mercancía a esas zonas en las cantidades que el consumidor necesita”, señala el presidente de Cavidea, Pablo Baraybar.

Al incremento de la escasez se suma la pérdida de variedad en el mercado. Un estudio de Datanálisis muestra que de 10 marcas, por ejemplo, de leche en polvo que había en el mercado ahora sólo se consiguen 3. Igual sucede con la crema dental que no se encuentra en algunas zonas del país.

2. Inflación, el impuesto al bolsillo
Los precios de los bienes y servicios en Venezuela varían mes a mes. Los controles sobre alimentos, medicamentos, artículos de aseo personal y bienes de construcción no han podido contenerlos. El Banco Central de Venezuela informó que el índice nacional de precios al consumidor cerró en 25,1% entre marzo 2012 y marzo 2013, y en los primeros tres meses del año acumula 7,9% de inflación.

El BCV señala que en marzo la inflación llegó a 2,8% impulsada por el alza en los precios al consumidor en restaurantes y hoteles que se ubicó en 3,7%, seguido de esparcimiento y cultura, en la que fue de 3,3% y en alimentos 3,3%. También se aceleró en el sector salud con un índice de precios de 3%. La inflación afecta a los habitantes de todas las ciudades, pero donde más impactó en marzo fue en Maturín, con 3,9%; Ciudad Guayana, 3,6%; Maracaibo, 3,5%; Valencia, 3,5% y Maracay, 3,3%.

Más información en El Nacional.