¡Las tecnologías en línea son innovadoras, pero hay que tener cuidado!, por @rigotordoc

¡ Las tecnologías en línea ofrecen formas innovadoras para que los médicos interactúen con los pacientes, pero hay que tener CUIDADO!

Las tecnologías en línea presentan tanto oportunidades como desafíos a la profesionalidad. Ellos ofrecen formas innovadoras para que los médicos interactúen con los pacientes e influyan positivamente en la salud de las comunidades, pero los principios de profesionalidad y de la relación médico-paciente deben regir estas interacciones.

Contenido creado por usuarios y las comunicaciones en las aplicaciones basadas en Web, como los sitios de redes, sitios para compartir de los medios de comunicación o las plataformas de blogs, han aumentado drásticamente en popularidad en los últimos años, pero ha habido poca política u orientación sobre las mejores prácticas para informar las normas para la conducta profesional de los médicos en el entorno digital.

Las áreas de interés específico incluyen el uso de tales medios con fines no clínicos, las implicaciones para la confidencialidad, el uso de los medios sociales en la educación del paciente, cómo todo esto afecta la confianza del público en los médicos y como las interacciones médico-paciente se extienden en el entorno digital.

Las oportunidades que ofrecen aplicaciones en línea representan una nueva frontera en la medicina en la medida que los médicos y los pacientes estén mejor conectados.

Debido a la creación y uso de información en línea y el uso generalizado de Internet y las plataformas Web 2.0, los médicos y otras personas están cada vez más obligados a considerar la mejor manera de proteger los intereses del paciente y aplicar los principios de profesionalidad a los nuevos ajustes.

A medida que se adoptan nuevas tecnologías y prácticas, como las redes sociales, es de suma importancia para mantener la privacidad y confidencialidad de la información del paciente, demostrar respeto por los pacientes, garantizar la confianza en los médicos y en la profesión médica y establecer los límites apropiados.

Para proteger a los pacientes y al público y promover la atención de salud de calidad, es fundamental encontrar el equilibrio adecuado para aprovechar las oportunidades, aunque consciente de los desafíos inherentes al uso de la tecnología. Pero, como otros han señalado, “La conectividad no necesita ir en detrimento del profesionalidad”.

Declaraciones de organizaciones para abordar estos problemas están empezando a aparecer, pero ellas no proveen guías específicas para tratar y anticipar problemas. Las innovaciones a menudo traen beneficios, pero una rápida introducción de la tecnología a veces supera a las actuales políticas, leyes y directrices.

Es importante considerar que “en línea” o “digital” se refiere a la publicación electrónica de la información y su intercambio con computadoras y teléfonos. “Web 2.0″ se refiere a los recursos en los cuales el contenido auto-creado por los usuarios es diseñado y publicado para su difusión pública a través de plataformas de intercambio de medios de comunicación.

Una nueva política de medios sociales insta a los médicos a “hacer una pausa antes de publicar” y no hacerse “amigo” de los pacientes en línea.

El documento de posición, emitido por el Colegio Estadounidense de Médicos (ACP por sus siglas en inglés) y la Federación de Juntas Médicas Estadounidense (FSMB), fue lanzado en el ACP Internal Medicine 2013 en San Francisco, California, y fue publicado simultáneamente en línea el 11 de abril en la revista Annals of Internal Medicine.

Se ocupa de las ventajas e inconvenientes de una serie de interacciones en línea, y propone garantías.

“Decidimos trabajar con la ACP para dar esta información a todos los médicos,” Humayun Chaudhry, DO, presidente y CEO de la FSMB y uno de los autores del documento, dijo en una conferencia de prensa.

El documento resultante “es valioso para todos los médicos en todo el país”, añadió el Dr. Chaudhry.

“Es el comienzo de una conversación. El mundo de los medios en línea está en constante cambio. Hay maneras legítimas en las que los médicos pueden participar en los medios sociales con los pacientes”, añadió el Dr. Chaudhry.

Correos electrónicos y comunicaciones electrónicas deberían limitarse a los individuos con los que el médico tiene una relación médico-paciente establecida. “Esto me ha sucedido a mí y a muchos de mis colegas: Un paciente envía un correo electrónico de la nada. Puede ser alguien con el que tenemos una relación establecida, aunque no una relación médica. Pueden hacer preguntas muy conmovedoras acerca de ellos mismos o de un ser querido. Debemos ser muy cuidadosos acerca del tipo de información que damos. Podría colocarnos en un riesgo profesional e incluso ético”, dijo David Fleming, MD, presidente del Comité Ética, Profesionalidad y de Derechos Humanos del ACP.

Uno de los retos es asegurar la confidencialidad. Publicaciones en Facebook, Twitter y otros sitios de medios sociales pueden ser ampliamente leídos, e incluso mensajes de correo electrónico se pueden ser reenviados. “Tenemos que asumir que cada vez que enviamos una comunicación electrónica, no será sólo el paciente quien va a verlo. Así que debemos ser cuidadosos con el tipo de información que suministramos, particularmente la información privada y confidencial que el paciente pueda no querer compartir “, dijo el doctor Fleming.

Muchas instituciones han creado portales para las interacciones confidenciales con los pacientes. El manifiesto insta a los médicos a utilizar estas opciones en lugar de las redes sociales convencionales o los sitios web personales. “Un mensaje o publicación puede ser tomado fuera de contexto y ser viral y va a durar para siempre. Yo no creo que todo médico sea consciente de ello”, explicó el Dr. Chaudhry.

Los medios sociales permiten la comunicación con “una audiencia mayor a la que Usted tendría con la práctica clínica”, lo cual puede ser útil cuando se difunde información acerca de temas de salud pública o de vacunas. Sin embargo, “Usted debe darse cuenta de que cualquier comentario que haga, puede tener una vida propia y se extienda de una manera que Usted no había previsto. Nuestro consejo es hacer una pausa antes de publicar”, dijo el Dr. Chaudhry.

Las publicaciones y mensajes pueden ser objetivos, como información de referencia de salud, o subjetivos, tales como opiniones sobre cuestiones de política pública. “Ambas son formas legítimas de responder, tenemos derecho a hacer eso y, algunos dirían, una obligación. Sólo tenemos que tener claro que sombrero estamos vistiendo, si es una opinión personal o si estamos representando un instituto u organización”, dijo el doctor Fleming.

Las instituciones deben tener políticas vigentes sobre los usos de los medios digitales. La educación sobre el uso ético y profesional de estas herramientas es fundamental para mantener un ambiente de respeto y seguridad para los pacientes, el público y los médicos. En vista de que los pacientes tienen tendencia a cada vez más recurrir a la web en busca de consejo médico, los médicos deben mantener una presencia profesional y dirigir a los pacientes a fuentes confiables de información.

El uso de los medios digitales con propósitos no clínicos puede afectar la percepción social de la profesión, especialmente cuando contenido cuestionable es publicado por los médicos en el uso personal de la Web. El mantener separadas las identidades personales y profesionales en las publicaciones web, puede ayudar a evitar desdibujar las fronteras en la interacción con pacientes y colegas.

El ACP y la FSMB reconocen que las tecnologías emergentes y las tendencias sociales, seguirán cambiando el panorama de los medios de comunicación social y las redes sociales y cómo el uso de los sitios web por los pacientes y médicos evolucionará con el tiempo.

Estas directrices pretenden ser un punto de partida y tendrán que ser modificados y adaptados a medida que avanza la tecnología y emergen las mejores prácticas. Se exhorta a los médicos a tomar una aproximación proactiva a manejar una identidad digital, realizando vigilancia rutinaria del material a disposición del público y manteniendo estricta configuración de privacidad acerca de su información. Los médicos también deben familiarizarse con estas tecnologías para orientarse a sí mismos y sus pacientes, de como ellos navegan el terreno en línea.

El documento de posición proporciona recomendaciones específicas para los usuarios de los medios sociales:

  1. En primer lugar, los médicos deben mantener sus perfiles profesionales y personales por separado, no se debe hacer “amigo” o contactar a los pacientes a través de las redes sociales personales de contacto.
  2. El establecimiento de un perfil profesional, que aparezca de entrada durante una búsqueda, puede proporcionar cierto grado de garantía que la información de los pacientes leen es precisa.
  3. El correo electrónico y otras comunicaciones electrónicas sólo deben ser utilizados por los médicos con una relación médico-paciente establecida y con el consentimiento del paciente.
  4. Cuando un médico sea abordado a través de medios electrónicos para una recomendación clínica en ausencia de una relación médico-paciente, el individuo debe ser animado a hacer una consulta en forma física o a ir al servicio de emergencia más cercano.
  5. Los mensajes de texto no debe utilizarse nunca para las interacciones médicas, incluso con un paciente establecido, salvo con extrema precaución y el consentimiento del paciente.

Hay que recordar que las personas en entrenamiento pueden dañar inadvertidamente sus futuras carreras, por no publicar responsablemente o por la falta de vigilancia activa de su contenido online. Los programas educativos que hacen hincapié en un enfoque proactivo para mantener una reputación en línea son buenos foros para introducir posibles repercusiones.

 

Referencia:

  • Jeanne M. Farnan, MD, MHPE; Lois Snyder Sulmasy, JD et al. Online Medical Professionalism: Patient and Public Relationships: Policy Statement From the American College of Physicians and the Federation of State Medical Boards. Ann Intern Med. 16 April 2013;158(8):620-627
  • Jim Kling. New Social Media Guidelines Issued for Physicians. Medscape. Apr 12, 2013.

 

 

Dr. Rigoberto J. Marcano Pasquier @rigotordoc
Medicina Interna
www.medicinapreventiva.com.ve