Retroceso del chavismo sorprende por su rapidez

Foto: EFE

Aunque los resultados de la más reciente elección presidencial ratifiquen una nueva victoria del chavismo en las urnas, la cercanía inédita que ha ganado la oposición –representada por Henrique Capriles Radonski- ante el oficialismo –en esta oportunidad con Nicolás Maduro al frente-, tiene gran significación en cuanto al avance de la alternativa democrática como fuerza política y electoral en el país. Una interpretación que incluso sería recibida dentro del oficialismo, donde desde el pasado lunes se llama a una “revisión interna” de cara al futuro. Así lo reseña El Impulso.

Para Roberto Abdul, presidente del comité directivo de Súmate, lo sorprendente del desenlace de la contienda es que se produjera luego de que el Gobierno nacional impulsara una campaña de casi cuatro meses, la cual comenzó justo en el momento en que el fallecido presidente Hugo Chávez le diera su endoso a Maduro como continuador de la revolución bolivariana, y continuara con la promoción del nuevo candidato a través de las cadenas de radio y televisión para anunciar nuevas obras de Gobierno, así como los actos protocolares relacionados con la muerte del primer mandatario nacional y los asociados propiamente a la campaña electoral; y que, sin embargo, el día de la elección presidencial se comprobara cómo Maduro dilapidó por lo menos veinte puntos de popularidad que le significaba saberse el delfín de Chávez, con el apoyo de una organización como el Partido Socialista Unido de Venezuela, que venía de triunfar en octubre con la Presidencia y luego en diciembre con las gobernaciones.

“Esto debe llevar a la reflexión a los chavistas, no sólo acerca de lo que es la imagen de Maduro sino de cómo se llevó la campaña. Evidentemente, estos resultados generan un cierto cuestionamiento porque pueden tener un efecto negativo sobre la imagen del nuevo presidente, quien se ha polarizado mucho más y ha exacerbado la dureza de su discurso.

Ello lo aleja del centro político y lo pone en unas condiciones de mayor vulnerabilidad política”, explica. Tendencia firme Una revisión sobre cómo ha disminuido la brecha entre la oposición y el poder electoral del presidente Hugo Chávez en los últimos años puede sorprender a muchos. Sin embargo, Abdul recuerda que el 26 de septiembre de 2010, la oposición obtuvo el 52% de los votos en las elecciones a la Asamblea Nacional, mientras que el chavismo, aunque metió más diputados por la aprobación de la controversial Ley Orgánica de Procesos Electorales, obtuvo 48% del apoyo popular.

Ello sin olvidar la derrota del presidente Chávez en 2007 en su intento de reformar 69 artículos de la Constitución Nacional. “Es una situación que tiene tiempo presentándose, pero desde el Gobierno no lo ven así.

Nicolás carece del carisma y la conexión emocional y la legitimidad de Chávez, quien irrumpió en el panorama político al enfrentarse a un sistema de gobierno que tenía bastantes críticas”, expresó. Pero la pérdida de poder de Maduro ha sido más dramática, no sólo por el escaso tiempo para que ello se diera, sino por la falta de un acontecimiento extraordinario que afectara la imagen del candidato del chavismo y pudiera proveer una explicación lógica sobre la pérdida del apoyo. Para explicarlo, el representante de Súmate apunta a una posible desconexión importante con las masas del chavismo y que puede continuar debido a la forma en que se ha manejado la crisis política presentada como consecuencia de los resultados, del endurecimiento del discurso y la tendencia hacia la radicalización.

“Ello afecta su imagen y tiene su costo para tomar decisiones políticas muy importantes, ya que el país tiene ocho a nueve meses en una parálisis, porque en el año pasado aunque quedó encargado, en los cuatro meses que estuvo en este estado, no hubo siquiera cambios en el gabinete solo con el llenado de la silla vacía en la cancillería y a Jorge Arreaza como vicepresidente, cuando pasa a ser presidente encargado; al tiempo que otras medidas como la devaluación fueron postergadas por el presidente Chávez, decisión tomada por las circunstancias”.

elecciones14a

Revisión y reflexión

La celeridad del proceso electoral, cuyas etapas tomaron poco menos de un mes para su realización, fue un aspecto importante en el desarrollo de las campañas de ambos bandos, pero a pesar del poco tiempo Abdul resalta el avance en la conformación de la Mesa de la Unidad Democrática como plataforma de apoyo para Henrique Capriles, así como su funcionamiento, el cual puede describirse como con menos roce y participación de todos los factores de la alianza en pro de la unidad y no de cada partido.

“No es sólo que el chavismo perdiera cerca de setecientos mil votos sino que la oposición creció, pero no en esa misma medida porque a los casi setecientos mil votos sumados en esta oportunidad a la candidatura de Capriles, se les debe restar aquellos que en octubre votaron en la tarjeta del partido Unidad Democrática, que a pesar de haber postulado a Capriles terminó transfiriendo su apoyo a la candidata Reina Sequera, lo cual causó un error electoral para el candidato en miles de votos”.

En la exitosa estrategia también se cuenta el triunfo de la MUD como tarjeta única, al convertirse en la tarjeta más votada de todas, incluso que la del PSUV que los repartió en su alianza de trece partidos. Esta estrategia tuvo un efecto muy positivo para la oposición, a lo cual se suma el desarrollo de una campaña que se concentró en el fortalecimiento de los 6,3 millones, así como la búsqueda de indecisos.

En la etapa de auditoría a los votos, aprobada el jueves por el árbitro electoral, Abdul recomienda que los representantes de la oposición se concentren en la gran cantidad de centros donde se reportaron denuncias como las 2.500 que recibió Súmate, las cuales constituyen un aumento del 70% con respecto a la elección presidencial de octubre.

“Quedará ver cómo se maneja el 50% que actualmente se tiene, cómo lo transforman en una fortaleza política y cómo se expresa eso en términos pacíficos y constitucionales para hacer presión y lograr la conducción del país hacia una senda de crecimiento”. La revisión recomendada por el especialista no se limita a los factores políticos. También urge, como forma de lograr un acuerdo significativo, la revisión de la conformación de la directiva del CNE ante el vencimiento del periodo de trabajo de tres de sus rectores… una oportunidad que debería ser tomada para lograr que la oposición tenga una mayor representación en el organismo, más allá de la presencia de Vicente Díaz.

Aunque lo ideal es que los directores del Poder Electoral sean completamente independientes de simpatía política, la imposibilidad de lograrlo puede ser una oportunidad de equilibrar el organismo, en cuyo seno en estos momentos, si se toman en cuenta las relaciones de los rectores con los factores políticos, se tiene una relación de 4 a 1, es decir, las damas rectoras contra Vicente Díaz, quien ha sido identificado como representante de la oposición.

“Puedes tener máquinas y en teoría desarrollar un proceso transparente, pero si no eres capaz de contener el ventajismo, penalizar los abusos, eso dice mucho de esa organización. Ambas plataformas (gobierno y oposición) deberían tratar de generar mayor confianza sobre el CNE y en ese caso cada uno tendrá que hacerlo por la vía distinta. Debería buscarse una negociación para que la oposición por lo menos tenga mayor representación en el CNE, con miras a llegar a una relación 50/50, aprovechando el retiro de tres rectores y de los suplentes”.

maduro_capriles_2