Clonan papas resistentes a enfermedades y con alto valor nutricional

Investigadores españoles han creado cuatro nuevos clones de papas que se caracterizan por su alto contenido en antioxidantes, su resistencia a las enfermedades habituales de este cultivo y su buena producción en tamaño y número.

Según informó el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Nieker-Tecnalia) en una nota de prensa, los clones se obtuvieron por métodos naturales, cruzando variedades procedentes de Sudamérica con patatas comerciales utilizadas en Europa.

El resultado son tres clones de patatas de carne morada y uno de carne “marcadamente” amarilla.

El objetivo era conseguir patatas que reunieran las características de las papas sudamericanas -en cuanto a color, resistencia a patógenos y propiedades nutricionales y organolépticas- y las de las variedades comerciales empleadas en Europa y caracterizadas por su alta producción.

Los investigadores de Neiker-Tecnalia trajeron para ello 37 variedades desde el Centro Internacional de la Papa, situado en Perú, que fueron cruzadas en invernadero con las variedades comerciales europeas mediante procedimientos naturales.

La selección y el cruce entre los ejemplares que presentaban mejores características dio lugar a los cuatro clones mencionados.

Las variedades importadas desde Perú tienen una escasa productividad en Europa, y sin embargo, con el proceso de cruzamientos y selección, se logró que los clones finales tuvieran una producción “muy aceptable”.

Además, las patatas obtenidas se caracterizan por una alta presencia de componentes antioxidantes y de alto valor nutricional. En concreto, los tres clones de pulpa morada contienen muchas antocianinas -un pigmento muy apreciado en la elaboración de alimentos con valor añadido-, mientras que el de carne amarilla tiene una mayor cantidad de caroteno -elemento químico esencial en la dieta- que las variedades comerciales habituales.

Por otro lado, los cuatro clones muestran alguna resistencia a los patógenos analizados, como al virus ‘Y’ de la patata, así como a la bacteria Pectobacterium atrosepticum, que debilitan la planta y merman considerablemente la producción.

De momento, se trata de clones avanzados y no de variedades comerciales, ya que no están registrados.

Neiker-Tecnalia es un centro de referencia a nivel mundial en el estudio de la patata gracias a la investigación puntera que realiza desde hace más de 150 años en sus instalaciones en la provincia española de Álava (norte). EFE