Eveling de Rosales: Yo no sabía que tocar cacerolas era un delito

Foto: prensa Eveling de Rosales

La burgomaestre marabina rechazó contundentemente los hechos de violencia provengan de donde provengan. Pidió respeto para su gestión

“Yo rechazo la violencia venga de donde venga”, respondió la Alcaldesa de Maracaibo, Eveling de Rosales, tras ser precisada sobre los señalamientos que adeptos al oficialismo han hecho en su contra, acusándole de hacer llamados a la violencia e incitar al odio.

“De la boca de ellos (oficialistas) cualquier cosa puede salir, pero yo siempre les responderé con respeto”, dijo la burgomaestre marabina al entregar una obra de asfaltado al oeste de la capital zuliana.

En cuanto a la supuesta acusación que fue interpuesta en su contra ante el Ministerio Público, por la concejal oficialista, Egda Vílchez; recalcó, que ella (Eveling de Rosales), es una mujer demócrata apegada a la Constitución, con el mismo derecho que tienen todos los ciudadanos.

“Yo no sabía que tocar una cacerola, era un delito”, dijo tajantemente la Alcaldesa.

Asimismo afirmó, que Maracaibo seguirá siendo el bastión democrático del Zulia y de Venezuela; por lo que una vez más pidió respeto a su gestión y al trabajo que cientos de hombres y mujeres hacen con mística y pasión todos los días.

“Si ellos (adeptos al oficialismo) quieren trabajar, que salgan a los barrios a estar con la gente y a entregar obras como lo he hecho yo durante los dos años que tengo frente al Gobierno municipal. Que se ganen el respeto de los ciudadano”, refirió Trejo de Rosales.

Recalcó, que su atención seguirá puesta en su trabajo como Alcaldesa, y que permanecerá a la espera del proceso de auditoría que llevará a cabo el Concejo Nacional Electoral, para darle respuesta a los venezolanos.

En cuanto al acoso laboral del que son víctimas empleados públicos en la región, la Jefa del Gobierno municipal, afirmó que no pueden ser vulnerado los derechos de quienes se expresaron a favor de una opción distinta a la del oficialismo.

También recordó, que persiste la inamovilidad laboral.

Prensa Eveling de Rosales