Prevalece la angustia ante pérdida de clases

(Foto Referencial/Archivo)

Con el “Jesús en la boca” duermen los papás de un millón 170 mil estudiantes zulianos desde que comenzó este año escolar. A los 200 días hábiles establecidos en el calendario escolar 2012-2013 es necesario restarle cuatro semanas. Estas corresponden a los 20 días en los que no se ha dictado actividad en los casi dos mil 500 planteles regionales, publica el diario La Verdad.

En la calle hay preocupación. Es que aunado a los períodos vacacionales habituales, los alumnos no han asistido a los colegios por situaciones generadas en el país en los últimos meses. Las elecciones presidenciales del 7 de octubre restaron cuatro días, al igual que las regionales del 16 de diciembre. La muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo significó siete días menos de actividad. Y con la última elección, la del domingo, los planteles no recibieron niños ni jóvenes jueves, viernes ni lunes.

La consecuencia inmediata recae en la población estudiantil, denunciaron los gremios educativos, entre ellos la Federación Venezolana de Maestros (FVM) y el Colegio de Licenciados. La reprogramación escolar y la extensión del año escolar hasta el 31 de julio son sus propuestas principales.

Treinta padres y representantes entrevistados por La Verdad aprueban esos planteamientos. Quieren que sus hijos se preparen bien, que interpreten lo expuesto en clases. Pero del Ministerio de Educación aún no bajan directrices de reprogramación, por lo tanto, ni la Zona Educativa Zulia ni la Secretaría Regional de Educación pueden delimitar los planteamientos. En espera están todos, sobre todo los estudiantes.