Ricardo Escalante: Maduro y su gabinete chucuto

Lo más relevante del Gabinete Ejecutivo anunciado por el presidente Nicolás Maduro tiene que ver con el área económica y de finanzas, al haberle sido disminuidas las responsabilidades al radical de izquierda Jorge Giordani, quien ahora tendrá que ver exclusivamente con la planificación.

Todo parece augurar la pronta salida del gobierno del viejo ministro marxista ortodoxo a quien Chávez escuchaba y acataba, por cuanto al presidente del Banco Central, Nelson Merentes, le fue asignado el ministerio de finanzas y, al mismo tiempo, pasó a ser vicepresidente de economía. En la práctica, Merentes estará por encima de Giordani.
Giordani y Merentes, juntos pero no revueltos

Entre ellos ha habido discrepancias relacionadas con las políticas económicas adoptadas por Chávez y aun después, cuando ocurrieron las más recientes devaluaciones del bolívar y se modificó el esquema para la asignaciones de divisas. Giordani era partidario de severas limitaciones que, por supuesto, desataban más la escasez de productos al disminuir las importaciones.

Merentes cursó estudios en Europa del Este en la época comunista y desde entonces conserva vínculos con radicales de izquierda, pero frente a Giordani tiene razonamientos menos drásticos. Al concentrar en sus manos todas las políticas económicas y financieras, la posibilidad de errores y políticas equivocadas aumenta, sobre todo cuando el déficit fiscal es cercano a 15 por ciento del PIB, la inflación estimada por especialistas para este año es de aproximadamente 50 por ciento y la deuda total de la República se ha multiplicado.

En el área de petróleo se mantiene Rafael Ramírez, en cuyas manos PDVSA ha sido administrada a discreción y los casos de corrupción han sido numerosos y de alto calibre. Y otro nombramiento significativo es el de Jeese Chacón, quien en la época de Chávez ocupó diversas posiciones y fue controversial. Su salida del Ejecutivo ocurrió en medio de grandes escándalos de corrupción, cuando su hermano Arné Chacón fue apresado y sometido a juicio por esquilmar a la República. En una ocasión, Chávez dijo que él lo conoció como un “pata en el suelo”, que en poco tiempo se convirtió en multimillonario banquero mediante negocios con organismos del Estado.

El Gabinete anunciado por Maduro incluye pocas caras nuevas, entre ellas la del general Miguel Rodríguez Torres, quien se desempeñó como jefe de la policía política (Disip) en la administración chavista, y de manera reiterada era relacionado con el narcotráfico y otras actividades ilícitas. Y un aspecto que no se puede dejar de mencionar es el nombramiento de seis coordinadores administrativos regionales, lo que hace pensar que Maduro pudiera estar tratando de revivir la intención de Chávez de restarle facultades a los gobernadores (elegidos por el voto popular) para colocarlas en manos de funcionarios designados desde Miraflores. Valdría la pena preguntarse si, por ejemplo, el gobernador chavista del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, aceptará la mediatización de su cargo. !Mal comienzo!

Ricardo Escalante, Texas