Sospechoso por atentado de Boston podría enfrentar pena de muerte

Dzhojar Tsarnaev, el sospechoso del doble atentado en el maratón de Boston de la semana pasada que dejó tres muertos, fue formalmente acusado este lunes de uso de armas de destrucción masiva, y podría enfrentar la pena de muerte si es declarado culpable. AFP

El sospechoso, de 19 años, ingresado en un hospital en estado grave tras ser capturado el viernes, también fue acusado de “destrucción voluntaria de bienes con un aparato explosivo”, informó el Departamento de Justicia en un comunicado.

El joven de 19 años será juzgado por una tribunal civil, explicó el lunes el portavoz de la Casa Blanca, quien rechazó que Tsarnaev, de origen checheno pero con nacionalidad estadounidense, sea tratado como “enemigo combatiente”, por lo que no comparecerá ante un tribunal militar de excepción, como pedían congresistas republicanos.

“Una vez más, hemos demostrado que aquellos que ataquen a estadounidenses inocentes e intenten aterrorizar nuestras ciudades no se librarán de la justicia”, afirmó el fiscal general, Eric Holder.

“Aunque nuestra investigación siga en marcha, el procesamiento de hoy pone un final positivo a una semana trágica para la ciudad de Boston y para todo el país”, añadió Holder.

La primera vista del juicio tendrá lugar el 30 de mayo, aunque se desconoce por el momento si el joven sospechoso podrá acudir.

Tsarnaev es sospechoso de ser coautor del peor atentado cometido en suelo estadounidense desde el 11 de septiembre de 2001 junto a su hermano Tamerlan, de 26 años, que falleció abatido en un enfrentamiento con la policía el jueves.

Tsarnaev tiene heridas en las piernas, en una mano, en la cabeza y la nuca. Esta última hace pensar intentó suicidarse antes de ser capturado, según The New York Times.

Comienza el interrogatorio

Pese a la gravedad de su estado, que le impide hablar, Tsarnaev comenzó el lunes a responder “esporádicamente” por escrito a las preguntas de la policía.

Los investigadores buscan respuestas que permitan entender cuáles fueron los motivos que llevaron a los dos hermanos a perpetrar el doble atentado. Las hipótesis van desde una radicalización repentina de Tamerlan y su eventual influencia sobre su hermano menor, a una frustración social propia de jóvenes inmigrantes en un país en el que vivían hace cerca de diez años, pese a la aparente integración de Dzhojar.

Además, la policía espera saber si ambos contaron con cómplices o si planeaban otros atentados.

El jefe de la policía de Boston, Ed Davis, recordó que los hermanos Tsarnaev disponían aún de tres bombas de fragmentación rudimentarias cuando se enfrentaron a la policía el jueves por la noche.

Un minuto de silencio

Boston se paralizó el lunes a las 14H50 (18H50 GMT), la hora precisa de la primera explosión, para guardar un minuto de silencio y “reflexionar sobre lo que pasó esta semana y acordarse de los que perdieron la vida o la vieron alterada para siempre”, dijo el alcalde de Boston, Thomas Menino, en un comunicado.

También en Washington el presidente Barack Obama y el Senado igualmente guardaron un minuto de silencio.

Por su parte los habitantes de la capital de Massachusetts (noreste) reanudaron sus actividades después de una semana de terror.

“Estamos contentos de retomar nuestro empleo normalmente (…) la vida debe retomar su curso”, confió a la AFP Halle Kyne, un padre de familia que acompañaba a su hija de 12 años a la Boston Latin School, situada cerca del lugar de las explosiones.

En este centro escolar, como en todos los de la ciudad, los padres estaban invitados a una reunión para ayudarlos a explicar a sus hijos lo sucedido.

Pero en el barrio de Back Bay, donde ocurrieron los ataques que causaron tres muertos y más de 180 heridos, permanecían cerradas seis calles.

En Bolyston Street, el lugar en el que se situaba la línea de meta, los investigadores continuaban la búsqueda de pruebas. Comercios y restaurantes estaban cerrados y los habitantes de varios edificios seguían evacuados.

La investigación también se centran en interrogar a allegados de los sospechosos, testimonios, análisis de cuentas telefónicas, bancarias, así como el análisis de las computadoras. El FBI reveló detalles de la captura en un documento de diez páginas enviado al tribunal. Las pesquisas se iniciaron con el examen de cientos de fotos e imágenes de los espectadores.

La esposa de Tamerlan, Katherine Russell, una estadounidense convertida al islam que tuvo una hija con él, se negó a hablar con los policías, según su abogado citado por la prensa.

Una de las pistas se orienta hacia Rusia y los “cinco meses y trece días” que Tamerlan pasó en Daguestán en 2012, dijo a la AFP una fuente de las fuerzas del orden locales.

La familia Tsarnaev llegó en 2002 a Estados Unidos desde Kirguistán.