Beber té puede causar problemas en los huesos

Si consumimos en exceso algunos alimentos, suplementos dietarios y bebidas, podemos correr el riesgo de elevar demasiado nuestro nivel de proteínas y vitaminas, o producir cambios hormonales importantes que puedan generarnos enfermedades. Por eso, es importante chequear las etiquetas de lo que comemos y prestar especial atención a sus ingredientes.

Dolores inexplicables

Así lo definieron doctores del Sistema de Salud Henry Ford de Detroit, Estados Unidos, al atender a una paciente que sentía un dolor crónico en los huesos de sus caderas, brazos y piernas. Luego de varias investigaciones, llegaron a la conclusión que la mujer tenía una muy alta concentración de fluoruro en su sangre por una excesiva ingesta de té.

Ella solía beber todos los días una jarra hecha con 100 ó 150 saquitos de té, lo que le subió los niveles de fluoruro en su sangre. Lo que le generó una densidad ósea extremadamente densa y dientes muy frágiles. Los resultados de los análisis realizados en su cuerpo dieron que su sangre tenía una concentración de 0.43 miligramos de fluoruro por litro, cuando la media es de 0.10 miligramos.

Nuestro organismo suele eliminar sin problemas los restos de sales que no nos hacen falta para vivir. Pero, si los ingerimos en exceso -como en este caso-, pueden causarnos problemas. Así lo definió el doctor Sudhaker Rao, director del laboratorio de investigación de los huesos y los minerales del Sistema de Salud Henry Ford de Detroit.

Fluoruro en exceso

Rao descubrió que el tipo de té que la mujer bebía era producido en una parte de la India donde los niveles de fluoruro en el agua son naturalmente altos. La gente de esa región suele sufrir de una condición llamada “fluorosis esquelética” por ingerir estas sales en gran cantidad. Por lo que se concluyó que la paciente estaba afectaba por esa condición ya que, cuando quisieron realizarle una biopsia, sus huesos eran tan duros que el instrumento de estudio no podía penetrarlos. Su densidad ósea era siete veces más dura que lo normal.

Al recibir el diagnóstico, la mujer redujo su ingesta diaria de té y los síntomas comenzaron a ceder. Además, se le indicaron ciertos medicamentos para ayudar a su cuerpo a eliminar los restos de fluoruro.

Es importante prestar atención a los ingredientes de los alimentos que comemos, ya sean comprados o elaborados en forma casera. Éstos pueden producir en el cuerpo niveles no apropiados de vitaminas o proteínas que, en vez de ser buenas, pueden perjudicar nuestra la salud.

Con información de Entremujeres