Conindustria: Reactivar la economía requiere un diálogo sincero entre todos los sectores

(Foto Archivo)

El presidente de la Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, Carlos Larrazábal González, considera que es urgente y necesario que el gobierno abra un diálogo sincero con los diferentes sectores de la economía, de manera que se cree confianza en la búsqueda de soluciones a los problemas que están llevando a una paralización de la actividad productiva como consecuencia del cerco sobre la actividad económica ahora agravado por  la falta de divisas para importar insumos y materias primas.

Recordó el máximo directivo de la industria nacional que existe una virtual paralización de la entrega de dólares por parte de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), manteniéndose retrasos en las liquidaciones de divisas (ALD) sobre los 200 días promedio, lo que ha generado una reducción significativa de los inventarios de materias primas y por ende, de la producción nacional. Esta situación la está sufriendo el consumidor venezolano que enfrenta serios problemas para conseguir los alimentos, medicinas, repuestos para vehículos, productos de higiene personal y del hogar, entre otras cosas.

A esto se agrega que el mecanismo alternativo para obtener dólares, el Sistema Complementario de Divisas (Sicad), no ha cumplido con las premisas de dar fluidez al mercado cambiario, por cuanto hasta la fecha solo se ha realizado una subasta que ha sido insuficiente para cubrir la demanda sin solventar las necesidades de las pequeñas y medianas industrias y sus resultados se han mantenido en un total secretismo por parte de las autoridades cambiarias.

Ante esta situación de crisis que amenaza con paralizar la actividad productiva del país y que generaría un severo desabastecimiento de productos básicos, Conindustria hace un llamado urgente a las nuevas autoridades del gabinete económico para que se abra el diálogo con los diferentes sectores de la economía nacional, de manera que se busquen conjuntamente soluciones.

Para Larrazábal, otro de los puntos fundamentales en la agenda económica a debatir debe ser el de los ajustes de los productos cuyos precios están controlados desde noviembre de 2011, pues hay que tomar en cuenta la inflación, el incremento de los costos de los insumos y de los costos laborales, así como la devaluación de la moneda realizada el pasada 8 de febrero del presente año.

El presidente de Conindustria reiteró la importancia de que se propicie un marco legal que estimule el surgimiento de nuevas empresas y el crecimiento de las ya existentes, pues de esta manera se crearán fuentes de trabajo estables y productivas que permitirán mejorar el nivel de vida de la población venezolana.

Insistió en que si sigue atacando a la empresa privada con nuevas normativas como la Ley Antimonopolio, la economía no se va a reactivar y seguiremos teniendo problemas de producción y abastecimiento que, a la larga, generarán serias dificultades a empresarios y consumidores.

Conflictividad laboral

Por otra parte, el máximo representante de la industria advirtió que a pocos días de la plena entrada en vigencia de la Ley Orgánica del Trabajo (LOTT) se observa un incremento de la conflictividad laboral que está generando fallas en la producción debido al ausentismo así como a las paralizaciones intempestivas de las líneas operativas de las empresas. Esto, aunado al incremento de los días de vacaciones y de descanso continuo, está incrementando los costos de producción.

Igualmente, la industria se ha visto seriamente afectada por las fallas en el servicio de energía eléctrica. Hay regiones como el Zulia donde los apagones y el racionamiento de la electricidad han llevado a una disminución de la producción por el orden del 20%.

A esto se agrega la inseguridad jurídica y personal que también impactan la actividad productiva. En ese sentido, Carlos Larrazábal expresó que por más esfuerzo que hagan industriales y trabajadores por producir bienes y servicios de más calidad y mejores precios, nada se logrará si no se reformulan las políticas económicas y laboral que rigen la actividad productiva en el país.

Prensa Conindustria