Diputados opositores tomarán medidas legales contra las recientes agresiones

Archivo

Diputados de la oposición ejecutarán legalmente para recuperar la institucionalidad en el parlamento venezolano, amparados en su elección popular. Instan a la presidencia de Asamblea Nacional a garantizarles la seguridad, para frenar las agresiones físicas y verbales.

Williams Dávila, Nora Bracho y Dinorah Figuera participaron en el foro A Tiempo, de Unión Radio, sobre la actividad parlamentaria y las condiciones en las que asisten los diputados de oposición a su lugar de trabajo.

Dávila fue agredido la semana pasada con un objeto contundente que le partió la ceja izquierda, y que fue lanzado por una persona aún sin determinar, en medio de un fogoso debate sobre el resultado electoral. Dice que está preparando las acciones legales para hacer valer los derechos de los diputados de oposición.

Instó al parlamento a garantizar la seguridad de todos. “En mi caso me violaron el derecho la integridad física. Agredieron a Julio Borges, le tiraron un té caliente a Dinorah Figueras y a María Corina le metieron un dedo en el cachete. A mi antes de agredirme me tiraron el cesto de basura y me lo pegaron en el pecho”.

Tras el incidente le negaron el derecho a la ambulancia y a los primeros auxilios.

Entretando la diputada Dinorah Figuera calificó como un “grave precedente para la democracia” que el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, les niegue el derecho de palabra a los diputados de oposición y los destituya de las comisiones.

La parlamentaria denuncia que aunque se han hecho llamados al diálogo y a la participación, no han recibido respuestas, y la violencia verbal ha pasado a la violencia física. “Es una muestra y una expresión que si ocurre con un diputado, como está ocurriendo con personas que asumieron una posición política por votar por Henrique Capriles. Sus derechos están siendo vulnerados”.

Pidió mayor seguridad para los parlamentarios. “Estamos saliendo por un rincón; porque colocan personas a perseguirnos y acompañarnos”.

Figuera pide debates sin “estigmatización y criminalización”. Solicitó un mayor control sobre los motorizados y los portes de arma en la Asamblea, para recuperar la institucionalidad.

Entretanto, la diputada Nora Bracho, fue destituida de la presidencia de la Comisión de Ambiente. “Una situación delicada para nuestro país, las instituciones están a merced de un partido político”.

Bracho dijo que el 40% de las presidencias de las comisiones debe estar legalmente en manos del Bloque Democrático. “Nosotros somos diputados legítimamente electos por el pueblo venezolano en 2010. No hay cuestionamiento de nuestra legitimidad, del proceso de elecciones”.

Aunque no desmerita que el presidente de la AN, en este caso Diosdado Cabello, pueda nombrar los presidentes de las comisiones, debe respetar el 40% de la bancada de la Unidad, según los parlamentarios.

Además rechazó que se le nieguen los derechos de palabra a la oposición, y que este acto se haga de manera discrecional. “Hay una crisis institucional en Venezuela, producto de tanta arbitrariedad”.