Abuelas de Plaza de Mayo piden ayuda al Papa para encontrar a nietos desaparecidos

AFP PHOTO / VINCENZO PINTO

La líder histórica de la lucha por los desaparecidos argentinos, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de la Plaza de Mayo, pidió este miércoles al papa Francisco que interceda para que la Iglesia del país sudamericano revele eventuales datos sobre los nietos robados durante la dictadura militar (1976-83).

Por Elena LLORENTE/AFP

 

Al concluir este miércoles la audiencia general, Francisco conversó con dos representantes de la organización humanitaria, Estela Carlotto y Buscarita Roa, quienes pidieron su intermediación para encontrar a los 400 nietos todavía sin hallar, que desaparecieron durante los años negros de la dictadura.

El papa Francisco, que al parecer prometió su ayuda, se detuvo en primer lugar con Carlotto y reteniéndole las manos, hablaron algunos minutos mientras ella le entregaba una carta con el pedido de ayuda y el pañuelo que las Abuelas de Plaza de Mayo usan normalmente cuando manifiestan en favor de sus nietos desaparecidos.

“Cuenten conmigo”, le dijo el Papa, según relató la líder de Abuelas durante un encuentro luego con un grupo de periodistas.

De la delegación formaba parte también un nieto encontrado en 2003, Juan Cabandié, actualmente parlamentario, y Genevieve Jeanningros, la sobrina de la monja francesa desaparecida Leonie Duquet, que acompaña al grupo durante la gira que realiza por distintas ciudades italianas.

“Estoy embargada por la emoción y también estoy satisfecha y emocionada, porque las Abuelas hemos estrechado las manos de los dos Papas anteriores, pero nunca las manos de un Papa argentino. Estoy muy ilusionada. Nunca le estreché la mano al cardenal Jorge Mario Bergoglio antes, no se dio. Pero creo que hoy hemos recuperado todos los tiempos”, dijo Carlotto.

En la carta –relató– además de desearle un próspero papado, le pidieron que autorice la apertura de los archivos vaticanos y de la Iglesia argentina para poder buscar informaciones sobre los nietos desaparecidos.

Como dato ilustrativo, contó que se pudo descubrir a través del Movimiento Familiar Cristiano, muy difundido en Argentina durante los años de la dictadura, el camino de algunos niños que después desaparecieron.

“Si el Papa dice: ‘Vengan, las voy a ayudar’, entonces también nos van a ayudar los creyentes. En la carta no hay reproches, ni culpas. Para echar culpas hay que tener pruebas”, aseguró tras subrayar que estaba “completamente convencida” de que el pontífice respetará su compromiso.

“No pedimos que nos digan los nombres de las personas, sino que nos ayuden a encontrar a nuestros nietos. No queremos morirnos sin conocerlos”, agregó.

El entonces cardenal Bergoglio se había encontrado con Carlotto una vez en la catedral de Buenos Aires en ocasión de una ceremonia. Y el papa Francisco recordó hoy ese encuentro.

“Después de aquella vez en Buenos Aires, nunca más. El nunca habló de nuestro problema. Había un poquito de dolor entre nosotras por eso. Pero llegó la oportunidad que fue hoy”, sostiene.

“Ese ‘cuenten conmigo’ que nos dijo fue como una señal de afecto de un hombre simple, sencillo, nos dio un beso. Costaba soltarle las manos”, confesó Carlotto.

Dijo además que esperan ver cual será la reacción en Argentina: “Pedimos que se abran los registros. Si un cura sabe algo, que lo diga. No nos interesa su nombre. Si la Iglesia argentina acepta, debería llamarnos para discutir con nosotras algunas estrategias. Empezamos un nuevo camino con mucha esperanza”, asegura.

El joven Cabandié, hijo de desaparecidos y el nieto número 77 recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo, participa en la gira que la organización humanitaria están realizando por Italia, por lo que estuvo en Bolonia junto al director de cine Nicolás Gil Lavedra para la presentación de la película “Verdades verdaderas”, sobre la vida de Estela Carlotto y su batalla incansable iniciada desde la desaparición de su hija.

Estela Carlotto y Buscarita Roa, por su parte, viajan este miércoles a Bolzano (norte de Italia), donde participarán en el Festival de las Resistencias Contemporáneas.