En Tiempo Real: El fascismo extremo de Nicolás por @carlosvalero08

El fascismo, en su versión de extrema derecha, tipo Hitler o de extrema izquierda, tipo Stalin o Fidel usan la persecución política y la propaganda de manera simultánea y total. Al momento de intentar acribillar moral y políticamente a un individuo, antes de pensar en razones o procedimientos jurídicos se preparan las consignas, las cuñas y los vídeos. La cadena de ayer al mediodía equivale en la cultura del fascismo más rancio o una boleta de encarcelación, que vino además acompañada por las equilibradas declaraciones de la ministro Varela cuando afirmó que a Capriles le tienen lista su prisión.   En estas notas trataré de analizar las consecuencias políticas que puede tener una decisión de ese calibre.

Lo primero que debemos dilucidar es que tan alta es la probabilidad de que el madurismo decida poner tras las rejas al candidato que acaba  de obtener 7.3 millones de votos y que para la mayoría de los venezolanos, entre los que me incluyo, resultó vencedor el 14 de abril. Si hacemos un poco de historia contemporánea, vemos como el ex presidente Chávez ordenó encarcelar al ex candidato Manuel Rosales poco tiempo después de haber finalizado la contienda electoral, con lo cual podemos decir que esa conducta es parte de la herencia recibida por Nicolás y lo que él llama, muy al estilo cubano, el “alto mando cívico y militar de la revolución”. Después vale la pena recordar la declaración de Diosdado Cabello en plena campaña electoral cuando dijo, refiriéndose a los herederos políticos, que ellos son unos locos y que el pacífico era Chávez, quien los contenía. Es decir, son capaces de hacer cualquier  ”locura” ya que no hay jefe que los limite. El mismo Cabello colocó un tuit el día que Capriles aceptó la decisión de Tibisay Lucena de auditar el restante 46 por ciento de las mesas, donde decía que él personalmente se iba a encargar de hacerle pagar a @hcapriles el daño que le ocasionaba al pueblo venezolano. Si a esto sumamos la vídeo conferencia y las declaraciones de Ramírez diciendo que abrirían un juicio a Capriles y las de todos los voceros del oficialismo, podríamos decir que es altamente probable que se atrevan a encerrarlo.

El principal problema hoy en día para  Venezuela es que Nicolás y su “alto mando” están haciendo una lectura equivocada del país. No estamos en el 2006, cuando Hugo Chávez derrotó a Manuel Rosales por paliza, no señores, estamos a 10 días del 14A, y según el CNE, sin incluir los votos del exterior, la diferencia entre Maduro y Henrique es de 1.5% y casi un millón de electores que votaron el 7O por el PSUV hoy lo hicieron por la tarjeta de la unidad.
Abran los ojos, salgan a la calle, escuchen al pueblo. Ni siquiera con el uso y abuso de los funerales, el poder del Estado y la complicidad de las instituciones pudieron impedir que la mitad del país apoyara a través del voto el liderazgo de @hcapriles. Las élites decadentes del oficialismo creen que por ver todo el día VTV, el país se comporta de acuerdo a esa visión.

Te cuento Nicolás, aunque se te revuelva el estómago, la estabilidad de tu precario gobierno pasa porque @hcapriles así lo decida. Hoy en Venezuela el único líder que garantiza la paz es Henrique. Eso lo sabe Diosdado, pero como su plan no es que “el gobierno de Nicolás” tenga éxito, presiona la cuerda y radicaliza para que se profundice la ingobernabilidad y el caos social.

Solamente amenazar con encarcelar a Capriles es una provocación y una arbitrariedad. El primero que habló en público sobre contar todos los votos fue Nicolás la noche del 14 de abril y la rectora Lucena anunció el miércoles pasado, en respuesta a la solicitud del Comando Simón Bolívar, que a partir del lunes se comenzaban a revisar 400 mesas diarias. Por hacer esa exigencia es que acusan a Henrique, en cuyo caso Maduro, Tibisay y Vicente Díaz son sus cómplices.

Qué ocurriría si toman la decisión de ponerle los grillos a Henrique y a varios dirigentes de la oposición y los tildan no de privados de libertad sino de presos o gusanos imperialistas?. Lo primero es que creo que se equivocan si están contando con la huida de Capriles, no soy nadie para afirmar que hará o dejará de hacer el líder de la oposición democrática, pero ya en el pasado reciente asumió con valentía su pasantía por las cárceles venezolanas y salió fortalecido, estando en el gobierno Chávez con toda su popularidad y poder, así que no veo porque, con el débil gobierno de Maduro actúe en forma distinta.

Después no es lo mismo un “presidente del pueblo preso” que cualquier otro político encarcelado. Las consecuencias para el PSUV internas e internacionales serían catastróficas, empezando por la reacción de sus socios económicos, perdón, quise decir aliados ideológicos, Lula, Cristina, Correa. El mismo Evo, quien si llegó al poder en medio de una lucha épica, verán en esa conducta reflejado lo que siempre dicen combatir. E internamente para @hcapriles ser un preso de Cabello y Nicolás significará una muestra de indignación y repudio tan grande que cada minuto que pase encerrado consolidará el camino que lo lleve a Miraflores.

No tengo claro quien está tomando las decisiones estratégicas en el país pero la torpeza y brutalidad con que se está haciendo la persecución apunta más a Ramiro Valdez y a los jefes caribeños que al “alto mando criollo” y ello quizás explique la distancia que existe entre la cultura política venezolana y las actuaciones del joven pero envejecido gobierno de Nicolás. Ahora bien, el venezolano no está acostumbrado a que lo lleven nariceado y a empujones a ningún lado y mucho menos a ser engañado y manipulado, razón por la cual le doy poco éxito político a este tipo de conducta. La única manera en que triunfe la estrategia del gobierno es que logren generar un pánico masivo en la sociedad que la paralice y eso no lo veo por ningún lado, al contrario, veo un país activo y movilizado, poniéndole la mano en el pecho al autoritarismo para no dejarlo avanzar.

Ojalá y las amenazas de Cabello e Iris Varela se queden ahí y en el alto gobierno se imponga el diálogo y la salida pacífica a la crisis política que hoy vivimos. Sin embargo, debemos estar preparados para días complejos y confiar en el liderazgo de @hcapriles y en la conducción estratégica de la MUD. Soy de la opinión de que cada torpeza de Nicolás, por más que intenta generar miedo, lo alejan del poder e incluso me atrevo a afirmar que si meten preso a Capriles, más temprano que tarde el pueblo, con las fuerzas armadas incluidas, lo sacarán en hombros directo a Miraflores.

Carlos Valero