Procter & Gamble sufre pérdidas por devaluación en Venezuela

Foto: Archivo

Procter & Gamble, el mayor fabricante del mundo de productos para el hogar y la higiene personal, anunció hoy que en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal 2013 (julio-marzo) ganó el 32 % más interanual, aunque sus ingresos se mantuvieron sin cambios.

La firma, con sede en Cincinnati (Ohio, EE.UU.), ganó en los nueve primeros meses de su año fiscal 9.437 millones de dólares (3,22 dólares por acción), por encima de los 7.125 millones (2,42 dólares por título) que se embolsó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Sin embargo, su beneficio neto por acción del tercer trimestre sufrió una pérdida de 3 centavos por costes de reestructuración y de otros 8 centavos por la devaluación en febrero de la moneda de Venezuela, el bolívar.

En esas fechas sus ingresos se situaron en los 63.512 millones de dólares, prácticamente igual que los 63.468 millones que facturó entre julio y marzo de 2012, afectada en parte por la delicada situación económica en Europa y la ralentización en China.

Pero la empresa, que cuenta con marcas tan conocidas como Oral-B, Pampers, Duracell, Head & Shoulders y Gillette, logró reducir el coste de fabricar sus productos en un 1 % hasta los 31.574 millones de dólares, frente a los 31.894 millones del mismo periodo del año anterior.

“Nuestro crecimiento estuvo en línea con las expectativas, las cuotas de mercado han mejorado en líneas generales y los fuertes ahorros en costes permitieron superar nuestras previsiones”, dijo el presidente y consejero delegado de la empresa, Bob McDonald, en un comunicado.

Por lo que se refiere a los resultados del tercer trimestre (enero-marzo), a los que más atención prestaban hoy los analistas estadounidenses, la firma ganó 2.566 millones de dólares (88 centavos por acción), el 6 % más que los 2.411 millones (82 centavos por título) del mismo trimestre de 2012.

En el tercer trimestre la facturación de Procter & Gamble se elevó un moderado 2 %, hasta los 20.598 millones de dólares, mientras que el coste de fabricar sus productos aumentó en menor proporción, en un 1 %, para alcanzar los 10.344 millones.

Por otro lado, la compañía anunció que prevé anotarse un beneficio neto por acción de entre 69 y 77 centavos en el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal, por debajo de los 82 centavos que habían pronosticado los analistas.

Esos resultados no fueron bien recibidos entre los inversores y una hora y media después del inicio de la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE) las acciones de Procter & Gamble caían el 4,59 % para cambiarse por 78,18 dólares cada una, aunque en lo que va de año acumulan un avance del 15,16 %.