CNP: Represión hacia los medios es una semilla del gobierno de Chávez

Foto YoyoExpress

Nikary González, vicepresidenta del Colegio Nacional de Periodistas, habló en exclusiva para SuNoticiero, sobre la reciente persecución a medios y periodistas, por parte del Gobierno Nacional y sus voceros.
González explicó que “la persecución está alcanzando niveles que jamás nos imaginamos, porque a quienes nos tocó empezar a ejercer en la era de Chávez, fuimos notando los cambios transcendentales que se empezaron a dar, incluido tener como elementos indispensables: tu máscara antigás, el chaleco antibalas, este fue un momento muy particular del país, en el 2001- 2002”.
La representantes del CNP, indicó que el nuevo gobierno ha radicalizado las relaciones con los medios, hasta el punto de exigir posiciones, con lo que según ella, se viola la Constitución Nacional, “la persecución comenzó a tomar otros matices, como lo que estamos viendo ahora de ver al actual presidente, Nicolás Maduro, decirle a los medios de comunicación que tienen que decidirse, lo que contraria por completo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.
Con respecto a los atropellos sufridos, durante la jornada postelectoral, indicó que cualquier acto de violencia debe ser repudiado, además aseguró que la utilización de las cadenas para promover una posición política, es un elemento para incitar el odio en los venezolanos.
“Lo más reciente fue la utilización de las cadenas de Radio y Televisión para instigar a un sector de la población a que sienta odio hacía otro sector. Tú le estás diciendo a la gente que no se puede expresarse libremente, porque sí lo hace puede traer consecuencias, en este caso expresar la visión política, tiene consecuencias, en este momento en Venezuela”.
González, indicó que esta represión hacía los medios es una “ semilla que quedó sembrada del gobierno de Hugo Chávez, germinó y floreció, pero no floreció precisamente en los que estamos esperando, es una hiedra venenosa que está recorriendo el país, en la manera de no aceptar y no tolerar bajo ningún concepto una voz crítica y disidente”. Anaís Valera/ SuNoticiero